Menu
RSS

 

 

A+ A A-

EL SALVADOR.- Por la construcción de una tendencia clasista en el movimiento obrero

Documento para la discusión

STINOVES

Damos la bienvenida a los delegados de las diferentes organizaciones que nos acompañan en representación de la clase obrera de Costa Rica, Guatemala y República Dominicana, de la misma forma saludar a las organizaciones clasistas de El Salvador con las cuales, durante todo este tiempo, hemos estado coordinando diferentes esfuerzos con el objetivo de desarrollar una tendencia clasista en el seno del movimiento obrero.

Como trabajadores y trabajadoras manuales e intelectuales del campo y de la ciudad, en esta oportunidad de la manera más fraterna los invitamos a debatir sobre dos puntos fundamentales: el primero, sobre la Construcción de Una Tendencia Clasista en el Seno del Movimiento Obrero, consigna que hemos abrazado y por la cual hemos destinado grandes esfuerzos, partiendo del principio de contar con nuestras propias fuerzas y de convertir la dispersión en reagrupamiento. No ha sido fácil, pero hemos logrado demostrar que un esfuerzo como éste debe de contar con la participación de las bases y que puede mantenerse sin ningún bastón de mando que condicione, a cambio de alguna ayuda económica, el quehacer de la organización; en lugar de eso—bastón de mando—,nosotros proponemos la solidaridad militante.

El segundo tema de discusión es acerca la construcción de un Movimiento de Mujeres Proletarias (MMP), que consideramos es un punto clave para el avance de la lucha por la emancipación de la clase obrera, ya que las mujeres son una fuerza de vanguardia que en la actualidad está siendo dominada y controlada por la burguesía, imponiéndole diferentes formas de opresión, entre ellas, los mitos y tradiciones, el feminismo burgués (que promueve la lucha entre géneros y no la lucha de clases), de la misma forma también sufren una doble o triple explotación. Sin embargo, las mujeres representan más del 50% de la población en nuestro país y en el mundo, además han jugado un papel determinante en las luchas del proletariado; lo demostraron en la revolución burguesa francesa, pero también en la revolución llevada a cabo por los comuneros en 1871, en Paris, en la revolución bolchevique de 1917, en las luchas por la reducción de la jornada laboral de 10 a 8 horas, en los procesos revolucionarios de Centroamérica y Suramérica han sido ellas, las que con más arrojo y llegando hasta las últimas consecuencias, han tomado las armas para destruir el capitalismo y construir una nueva sociedad. La burguesía reconoce esta fuerza de las mujeres, y por eso invierte millones de dólares, euros, yuanes, yenes, reales, etc., para someterlas ideológicamente y por medio del feminismo burgués poner a pelear a mujeres contra hombres, haciendo olvidar que el enemigo principal es la burguesía dueña de los medios de producción y que la lucha debe ir encaminada a derrocar el sistema capitalista, en su fase imperialista.   En este proceso de construcción del MMP hemos encontrado dificultades; sin embargo, hemos adquirido experiencias para continuar en éste propósito; por incorporar a la mujer en la lucha de clases.

Por último, reiteramos que es importante que este debate se desarrolle de la manera más fraterna y franca; es decir, con espíritu proletario. También decirles que partimos de la experiencia, alcanzada en los distintos procesos revolucionarios impulsados por la clase obrera, partimos también, con el deseo de lograr los objetivos, tomando como principio básico el que un fracaso nos haga más listos y fundamentamos en el materialismo dialectico e histórico, que nos permite hacer un balance de los aciertos y los desaciertos que esperamos estimulen el debate.

Panorama del movimiento obrero Internacional 1945-2013

A lo largo de estos últimos 68 años, el movimiento obrero en su conjunto adquirió una gran experiencia en sus luchas por transformar la sociedad. Pero es importante hacer un balance histórico sobre la orientación que éste movimiento tuvo, y la experiencia adquirida por el proletariado a nivel internacional. Nos situaremos principalmente en el plano político e ideológico, ya que ésta es nuestra justificación del por qué es necesario el desarrollo de una tendencia clasista en el seno del movimiento obrero, a nivel nacional e internacional y de qué manera el desarrollar esta tendencia contribuirá enormemente al reagrupamiento de las fuerzas clasistas que se encuentran dispersas a lo largo y ancho del planeta. Tomamos como punto de partida, en este breve análisis, 1945, que significa el fin de la segunda guerra mundial y un cambio en la correlación de fuerzas entre el proletariado y la burguesía en su etapa imperialista.

Grandes movimientos revolucionarios triunfaron en sus luchas por liberarse del colonialismo en Asia, África y en América Latina. Era un momento revolucionarios en el cual los trabajadores de todo el planeta descubrieron que el sistema capitalista tiene límites y que era el momento de rebasarlos; en muchos países los proletarios estaban avanzando en el proceso de construcción del socialismo, encontrando dificultades para resolver contradicciones propias después de la toma del poder. El mundo en plena post guerra empieza a reconstruirse al igual que el movimiento proletario, la influencia del Partido Comunista de la Unión Soviética se extendió en casi todo el globo gracias al apoyo y la solidaridad que brindo a cada uno de estos movimientos revolucionarios. Esto dio una gran ventaja ya que las ideas marxistas también se expandieron. Hasta aquí todo iba muy bien, pero en el transcurso de unos años esta situación empezó a cambiar.

Las potencias imperialistas se reacomodan, y ya en ésta nueva etapa post bélica, pese a la competencia capitalista, se formaron bloques más fuertes para la unificación y elaboración de estrategias comunes entre las potencias imperialistas, entre ellas la Organización de las Naciones Unidas ONU de la que formarían parte la Organización de Tratado del Atlántico Norte OTAN (brazo militar del imperialismo), la Organización Mundial de Comercio OMC, la Organización Internacional del Trabajo OIT; también surgen organismos de intervención económica directa, como el Fondo Monetaria Internacional FMI, el Banco Mundial, el G7 (hoy G20) entre otros. Este reagrupamiento y coordinación del imperialismo no solo cumplía con fines económicos, sino también, de ataque a la clase obrera a nivel mundial.

La burguesía y la pequeña burguesía expandieron su influencia en el proletariado. En esos años surge la Federación Sindical Mundial que en un principio aglutinaba a casi todo el movimiento sindical de todos los continentes y que daba una orientación clara en contra de la colaboración de clase, del colonialismo y de los planes imperialistas, también proponía a los trabajadores coordinar la lucha económica con la lucha política e ideológica. Sin embargo unos años después de su creación, sufrió una escisión (1949) y surge la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y que para América su filial era la ORIT: Organización Regional Interamericana de Trabajadores; con una línea conciliadora respaldada por el imperialismo. También un año antes nace la Confederación Mundial del Trabajo (CMT) cuya filial para América era CLAT: Confederación Latinoamericana de Trabajadores que aglutinaba a los sindicatos social- cristianos a nivel mundial. Estas organizaciones invirtieron grandes esfuerzos para mantener el control y dividir al movimiento sindical; que en esta época jugaba un papel muy importante, ya que había centrales sindicales muy poderosas que aglutinaban a los trabajadores de los principales rubros económicos y que lograban arrancarle al estado burgués concesiones económicas. Para América, la CIOSL creó el Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre, organismo patrocinado por la Central de Inteligencia de los EEUU, se tomo la tarea de formar, capacitar y graduar a miles de dirigentes sindicales de todo el continente americano, que luego regresaban a sus respectivos países a poner en práctica lo aprendido, es decir a luchar solo por reivindicaciones puramente económicas, y a cambiar los hábitos de solidaridad de los trabajadores, el IADSL apoyaba financieramente a los principales dirigentes del movimiento sindical que se dejaban corromper, con fines contra insurgentes, que permitía que poco a poco se consolidara en muchos lugares una aristocracia obrera que servía como correa de transmisión de los planes imperialistas, el IADSL querían formar y formaron un sindicalismo a la manera en que a la burguesía y a la pequeña burguesía más le conviene. Por otra parte, para nadie es extraño la influencia que ejercían los partidos comunistas en el movimiento obrero, principalmente en el movimiento sindical de casi todo el planeta, y todos estos partidos tenían su cordón umbilical con el Partido Comunistas de la Unión Soviética que ya en su XX congreso cambio su estrategia y su orientación política, pasando de la lucha de clase a la colaboración de clase, a la coexistencia pacífica, al tránsito pacífico del capitalismo al socialismo, que permitió la restauración capitalista. Al igual que la CIOSL por medio del Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre, miles de dirigentes sindicales fueron formados en la ex URSS, pero no para recibir ideas revolucionarias, sino para aprender hábitos no proletarios. Es decir le impregnaron al movimiento obrero una nueva forma para resolver las contradicciones, negando el debate interno y la democracia interna, las dirigencias sindicales se peleaban por los viajes y por los recursos económicos que el PCUS les brindaba, a cambio, ellos debían ser fieles a la línea que se promovía y a eliminar todo tipo de oposición o resistencia que surgiera. La formación que recibían no estaba acorde con las particularidades ni con el desarrollo de la lucha de clases en cada país. Más bien obedecía a la competencia política, económica y militar entre las dos principales potencias imperialistas: la URSS y EEUU, junto a sus aliados que se disputaban la hegemonía mundial, de tal manera que la formación que promovía era basada en la coexistencia pacífica lo que ocasiono que muchos procesos revolucionarios quedaran truncados y ya no se luchara por la toma del poder ni por la dictadura del proletariado, sino para desarrollar la democracia burguesa teniendo como única forma de lucha la electoral, y esto lo aprendieron al pie de la letra.   Muchos de estos cuadros no eran proletarios sino que su origen era pequeñoburgués que, al incorporarse a los procesos revolucionarios, inmediatamente se ponían a la cabeza, y muchos en algunos casos se convirtieron en comandantes de los ejércitos guerrilleros. Las dirigencias sustituyeron a las bases y la clase obrera fue relegada, de ser vanguardia pasó simplemente a recibir órdenes. Los que impulsaban una tendencia clasista encontraron grandes dificultades en este periodo, ya que la formación política ideológica fue algo secundario o terciario, muchos procesos como el nuestro veían como única forma de lucha, la electorera, a pesar de haber conocido la experiencia chilena del golpe de estado a Salvador Allende. Por otra parte la gran mayoría de los que se oponían a esta línea, y optaron por la línea militar también hicieron a un lado la formación política e ideológica y priorizaron el adiestramiento militar. Los pocos que si recibieron formación política, solo aprendieron las tesis enseñadas por los revisionistas, salvo algunas excepciones. Nunca integraron el marxismo a la práctica revolucionaria para transformar la sociedad, ni tampoco le entregaron esta ciencia a sus verdaderos dueños: el proletariado. Por supuesto que no podemos absolutizar lo dicho anteriormente ya que si hubo resistencia a todo esto, se libraron grandes batallas que buscaban enrumbar lo que estaba desviado, tanto en El Salvador y en América Latina, aunque el resultado fue trágico para los que trataban de hacerlo, tal es el caso, en nuestro país, de Roque Dalton y de Salvador Cayetano Carpio, otros tantos fueron expulsado y exiliados.

Llegamos a la caída del muro de Berlín, el derrumbe de la Unión Soviética, que nos sitúa en una nueva etapa y que tiene que hacernos reflexionar sobre esa experiencia vivida y esa herencia que hoy todavía persiste en el seno de las distintas organizaciones revolucionarias. Todo lo que dependía directamente del PCUS también se derrumbó o mutaron, muchos partidos comunistas se dividieron, en otros lugares desaparecieron, o se integraron al nuevo orden mundial, cambiaron sus nombres, e hicieron a un lado la hoz y el martillo, y los nombres de Marx y de Lenin fueron enterrados por estos partidos. La FSM como tal fue reducida a su mínima expresión, siendo los sindicatos de Europa del Este los primeros en retirar su afiliación, en América Latina las guerrillas consolidan sus procesos de diálogo y negociación de la paz, y se convierten en partidos electoreros como es el caso de Centroamérica.   Nosotros consideramos que esto se debe a que no había una línea política ni ideológica fundamentada en el materialismo Dialectico e Histórico, ya que por ejemplo, aun en 1986 se creía que la URSS nunca iba a caer, y que era la punta de lanza en la construcción del socialismo, que el socialismo venia y nadie lo detenía, y el resultado al final fue el derrumbe. Aunque es de aclarar que muchos movimientos se desprendieron del PCUS antes de que esto sucediera—otros se habían desarrollado fuera de tal influencia—lo que les permitió desarrollarse y continuar impulsando y dirigiendo la lucha de los trabajadores por la toma del poder. Llegamos al 2013 y en el devenir histórico, nos hemos dado cuenta que hay muchos esfuerzos por construir, y reconstruir alternativas que les permitan a los trabajadores su emancipación, la FSM ha logrado reponerse y hoy orienta la lucha de los trabajadores a nivel mundial con una línea clasista, y ya son más de 80 millones de afiliados en todo el planeta, y llama a los obreros a luchar en contra del imperialismo, y después de sus dos últimos congresos el XV y XVI, definió una línea política clara que se encuentra explicada en el Pacto de Atenas, aunque como en todo movimiento, uno se divide en dos, una parte está por la línea de la lucha de clase y otra aun no logra comprender que es necesario derrocar el sistema capitalista, y acabar con la explotación del hombre por el hombre, y esto solo se va a lograr por medio de la toma del poder, estos prefieren quedarse todavía por el reformismo. La ventaja que en esta nueva etapa de reconstrucción de la FSM, hay espacio para debatir. Por otra parte, en este caminar, hemos ido encontrándonos con diferentes organizaciones, de diferentes países con las que compartimos mucho nuestras ideas y que tenemos claro que nuestro objetivo es la toma del poder por el proletariado y que para ello es necesario dotarnos del materialismo dialectico y del materialismo histórico.

Es importante señalar que en estos momentos el proletariado a nivel internacional y nacional, pese a algunas diferencias, esta atravesando por iguales problemáticas, y que la arremetida del capitalismo hacia la clase explotada se hace cada vez más fuerte y más agresiva, cargando sobre las espaldas de la clase trabajadora todo el peso de la crisis. Con este fin han surgido nuevos bloques económicos en los diferentes centros imperialistas, algunos regionales, entre ellos se encuentra la UE, Área de Libre Comercio de las Américas, Alianza Bolivariana de los pueblos de América, Mercado Común Suramericano; BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica; Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, G8, G20, G70, todo esto expresa la unidad del poder del capital en contra del proletariado. Un ejemplo de ello es la Unión Europea que ha formado un muro de acero para cercar a la clase trabajadora, debido a que las burguesías se coordinan y concentran responsabilidades para la promoción de medidas anti laborales, políticas financieras y fiscales reaccionarias, y pro-monopolista, uniendo sus ejércitos, sus leyes y su moneda. Si nos situamos en Centroamérica las burguesías reaccionarias impulsan al pie de la letra las recomendaciones del FMI y del BM, han firmado Tratados de Libre Comercio, han privatizado y son obedientes a los planes imperialistas, como las construcciones de canales interoceánicos, canales secos, puertos, aeropuertos y mega carreteras. La burguesía tiene una representación internacional y se organiza a nivel nacional sin embargo el proletariado continua disperso y dando luchas aisladas que no corresponden a esta etapa de desarrollo del capitalismo, el imperialismo. Consideramos que no es solo la cuestión orgánica que se debe mejorar, ya que cada día surgen nuevas organizaciones que dicen       representar y luchar por los interese de los trabajadores, el problema radica en la dispersión ideológica ya que ésta situación origina la división de la clase obrera tanto nacional como internacional. La unidad ideológica ha sido destruida y es necesario reconstruirla y para ello, las organizaciones clasistas deben orientar y organizar la lucha de la clase obrera en contra de la explotación capitalista. Consideramos que una de las causas de esta destrucción de la unidad ideológica, se debe a la difusión y fortalecimiento del revisionismo. Al no estar dotados de la ideología del proletariado los obreros son presa fácil de los cantos de sirena que la clase dominante les impone, además se continuara adoleciendo de dispersión orgánica e ideológica si no cuentan con una dirección clasista. Es fundamental que las organizaciones se planteen buscar la unidad de la clase trabajadora en contra de la clase burguesa en esta etapa imperialista.

Nuestro planteamiento

Luego de haber hecho una reseña sobre la situación del movimiento obrero a nivel internacional queremos enumerar elementos concretos en cuanto a este proceso de construcción de una tendencia clasista, que hoy ya trasciende las fronteras nacionales y que proponemos para el debate:

A la fecha muchos proyectos como el nuestro, se plantean diversas formas de encontrar una salida al estancamiento y retroceso del proceso de emancipación del proletariado, ya que en los últimos 80 años solamente se ha mantenido dando vueltas en torno a procesos electorales plateados por la clase dominante. Podríamos decir que nuestro proyecto tiene una leve ventaja, ya que su inspiración o referente es producto del forcejeo de dos corrientes que se dieron al interior de la organización que se auto denominaba vanguardia del proletariado; una corriente era reaccionaria y la otra aspiraba a transformar la sociedad e instaurar un Gobierno Democrático Revolucionario con hegemonía de obreros y de campesinos, y para ello era necesario construir un Verdadero Partido Marxista Leninista. Nuestro proyecto continua con entusiasmo el camino que aspira a transformar la sociedad utilizando las diferentes formas de lucha. Sin embargo no podemos obviar que tenemos una herencia a la que no hemos renunciado del todo y muchas veces ni siquiera nos percatamos y creemos que estamos haciendo bien y esa herencia es el estilo y método de trabajo no revolucionario que nos han sido impregnados hasta los huesos por la pequeña burguesía. A este método y a este estilo le hacemos algunas reformas pero el resultado siempre es el mismo.

Estamos conscientes de que si no hacemos el esfuerzo de tratar de salir del estancamiento en el que nos encontramos, estaremos condenando a las nuevas generaciones a correr la misma suerte que sus antecesores, al iniciar este esfuerzo   hemos identificado que:  

1-       En este proceso de construcción nos hemos encontrado con que persisten ideas no proletarias que obstaculizan en gran medida el desarrollo de nuestros planes y proyectos, que al no corregirse impiden el avance.

2-       Las ideas incorrectas tienen su origen en las diferentes corrientes que han influenciado a la clase trabajadora. Y también al escaso desarrollo de organizaciones que se fundamenten en el Marxismo Leninismo.

3-       La formación, organización y movilización ha estado impregnada de espontaneísmo, sumado a esto se continua creyendo que lo determinante para que las cosas se desarrollen y crezcan es lo económico dejando en segundo plano el trabajo político.

4-       El espontaneísmo provoca estados de ánimo que no corresponden a la realidad, por ejemplo cuando obtenemos un triunfo nos llenamos de una forma exagerada de optimismo y si se trata de un fracaso todo lo contrario.

5-       No adoptamos métodos proletarios para resolver nuestras contradicciones internas, hacemos mal uso o renegamos de la crítica y auto critica y al hacerse predomina mas el espíritu vengativo, o el espíritu de circulo que no mira las tareas y la organización en su conjunto sino el bienestar personal, se prefieren las tareas que implican el menor esfuerzo y sacrificio y muchas veces se termina abandonando el trabajo.

6-       El burocratismo en nuestro movimiento sindical ha alcanzado niveles nunca vistos en nuestro movimiento; pues si a mediados de la década de los 60`s solo considerábamos que era la dirigencia de la Confederación General de Sindicatos cuya creación fue impulsada por el gobierno, donde se anidaba el burocratismo, es decir dirigencia al servicio del aparato estatal burgués, ahora casi 50 años después encontramos muchos mas dirigentes jugando el mismo papel; con el agravante de que el numero de sindicatos se ha quintuplicado lo que da como resultado alrededor de 7000 directivos sindicales jugando el mismo papel que hacían los antes mencionados (CGS)   o en el menor de los casos oponiéndose al desarrollo de la ideología del proletariado, y en el peor oponiéndose a desarrollar la lucha de clase y llevando a los trabajadores a absolutizar la lucha puramente económica.    

7-       Consideramos que en la actualidad nuestra correlación de fuerzas es inferior a las del enemigo, pero esto no significa que estemos errados en presentar la necesidad de la construcción de una tendencia clasista.  

8-       Consideramos que es necesario profundizar en el estudio y difusión del marxismo por medio de la creación de escuelas políticas, por medio de publicaciones como: revistas, periódicos, o de actividades de formación, entre ellas seminarios, conferencias, actos políticos, culturales y festivales entre otros.

9-       Reconocemos que no hemos sabido ligar el trabajo práctico con el teórico, en primer lugar por que no hemos sabido sintetizar los éxitos y las derrotas que nuestro movimiento ha vivido desde su surgimiento en la segunda década del siglo pasado hasta esta fecha. Es decir, nuestros trabajadores no han desarrollado la capacidad de expresar sus vivencias en la lucha de clases y ha sido la pequeña burguesía que ha asumido tan importante tarea. Y en segundo que la formación que por décadas los trabajadores han recibido, ya lo decíamos, ha sufrido enorme influencia de ideologías no proletarias.    

10-     Nuestro movimiento sindical al carecer de una orientación proletaria es victima del engaño de la clase dominante y ha estado presente en las etapas que identificamos así: DESCABEZAMIENTO, APLASTAMIENTO Y COTROL IDEOLÓGICO.

Etapas del movimiento sindical en El Salvador (parte I)

Centro de Estudias Marcialistas C.E. MAR

COMPILACION DE ARTICULOS, TOMADOS DE LA REVISTA: “LA CHISPA OBRERA”, DEL SINDICATO DE TRABAJADORES INDEPENDIENTES DE OFICIOS VARIOS DE EL SALVADOR (STINOVES).

Casi todos los que han escrito tesis como parte del proceso de graduación (abogados, en su mayoría), coinciden que el movimiento sindical tiene su origen en la segunda década del siglo pasado y desde entonces ha atravesado por las etapas siguientes:

a) por un fenómeno que llamaremos descabezamiento--captura, encarcelamiento, persecución y exilio de los principales activistas— (1920-1932).

b) por el aplastamiento -prohibición y persecución de activistas y miembros del sindicato--ponemos como ejemplo las dictaduras militares, especialmente la del general Martínez (1931 -1944).

c) la del control, que es una combinación de las 2 anteriores, más la casi total penetración ideológica de la clase dominante en el seno de la organización de los trabajadores--dirección y base incluidos--, de manera tal que actuamos y razonamos de la manera que conviene a la patronal, sea esta privada o estatal.

Como esta es la etapa que estamos viviendo en la actualidad, es en ella que pondremos más atención; tomemos un punto de partida, en este caso la década de 1950, época en que el proletariado industrial comienza a incrementarse y el Estado salvadoreño a modernizarse a tal grado que en la década de 1960, ante el incremento de la organización sindical y la lucha que desarrolla el proletariado, la clase dominante acelera la creación de instrumentos como el código y ministerio de trabajo; cómo podemos ver la organización de los trabajadores no había necesitado de instrumentos estatales para realizarse, pero la clase dominante sí los necesitaba para reglamentar y controlar la organización de los trabajadores; utiliza sus propios instrumentos para crear sindicatos y así contrarrestar el creciente avance organizativo fuera de su control como ejemplo la Federación Unitaria Sindical Salvadoreña (FUSS-1965), cuya dirección estaba influenciada en gran parte, por los preceptos que emanaban del PCUS (en esa época eran raros los partidos comunistas en el mundo que no estuvieran influenciados por el Partido Comunista de la Unión Soviética, y que por cierto ya estaba controlado por la corriente revisionista, esa que dice a los trabajadores que está por la revolución socialista, pero que en esencia sólo utiliza el discurso revolucionario para engañar a los trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad, pues el único fin de sus portadores es codearse con la clase dominante y demandar migajas para beneficio personal, y colectivamente como pequeña burguesía con aspiraciones a llegar a ser gran burguesía).

Podríamos entonces ubicar en esa década el incremento de la etapa de control que comprende, las herramientas estatales y la penetración del pensamiento de la clase dominante con el agravante de la penetración del revisionismo como corriente de pensamiento junto con sus métodos y estilo de trabajo, elementos que perduran desde ese entonces a través de generación tras generación de trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad.

¿Cómo así?, bueno tratemos de verlo de ésta manera:

a) El movimiento sindical que en la actualidad está comprendido en 550 (616 sindicatos en la actualidad) sindicatos, la mayoría de ellos formando parte de 30 (32) federaciones y 5 (6) confederaciones y entre todos solamente aglutinan en su seno al 5% de trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad, lo que aquí y en cualquier parte del planeta da como resultado, debilidad en la correlación de fuerzas.

b) Si en 1967 la huelga de los trabajadores de Acero S.A. (en el departamento de La Paz), motivó la solidaridad militante, aún de los sindicatos bajo control directo de la clase dominante por medio del gobierno de turno y de la mayoría de la población del departamento de La paz y gran parte de San Salvador, ahora en el 2011, el mes de junio fue derrotada la huelga de los trabajadores de la fábrica de Pan Lido y ese hecho no conmovió al resto del movimiento sindical ni mucho menos a la población de donde ésta ubicada dicha fábrica. ¿y qué con eso? dirá el trabajador lector, bueno es que hemos tomado este ejemplo para decirle a todos los trabajadores lectores que los valores morales y espirituales que son propios del proletariado, es decir de todos los que vendemos nuestra fuerza de trabajo, sea esta manual o intelectual, han sido debilitados por las corrientes de pensamiento, por los métodos y estilos de trabajo que al comienzo ubicamos como instrumentos del control que ejerce la clase dominante, en vez de continuar desarrollando la solidaridad militante, la clase dominante y el revisionismo nos han enseñado el individualismo, en el sentido de dar la lucha solamente por las prestaciones que competen a mi grupo o mi sindicato y un poco más a mi gremio (esto ya se ve raramente pues todos los gremios cuentan con varias organizaciones, oponiéndose unas a otras), y la indiferencia por los problemas de los otros trabajadores de los otros sectores existentes en el desarrollo de la sociedad; vemos con indiferencia cuando cada año miles de estudiantes luchan por ingresar a la universidad, aun sabiendo que se trata de hijos de trabajadores de escasos recursos económicos.

Esto es solo un ejemplo de los estragos que ha hecho esta larga pero no eterna etapa de control con los valores de solidaridad militante.

c) Ahora veamos qué resultados ha dado esta etapa de control sobre los dirigentes y bases sindicales por supuesto que hay muchas excepciones. Partamos de que las condiciones materiales determinan la manera de pensar y de actuar de las personas, y en la actualidad vivimos la etapa del capitalismo monopolista, Lenin le llama imperialismo fase superior del capitalismo o la etapa que abre las puertas a la revolución del proletariado para que pueda construir una nueva sociedad a su imagen y semejanza (no podemos ir contra la rueda de la historia y ningún sistema ni siquiera el capitalismo en su fase imperialista es eterno), y es en este punto donde queremos resaltar el papel de los dirigentes y bases sindicales, ya señalamos que hay excepciones pero para eso es este periódico proletario, para disentir o para discutir y de esa manera enriquecer el conocimiento colectivo.

El punto es que vivimos bajo la dominación imperialista, lo que quiere decir que este es el responsable de nuestra formación como trabajadores manuales o intelectuales y se ha encargado de proporcionarnos todas las herramientas para nuestra formación ideológica y hacernos creer que es el capitalismo en su fase superior, el mejor sistema para vivir y que debemos desechar toda otra ideología que nos enseñe que el capitalismo es explotación de una clase sobre otra--la burguesía sobre el proletariado--.

Y es esto que queremos resaltar, pues es esto que se ha dejado de lado en la lucha de los trabajadores sean estos dirigentes o bases de los sindicatos así como también en el seno de esa gran mayoría de no sindicalizados; hemos dejado de lado desde hace varias décadas los conceptos que conciernen a la lucha de clases, que comprende: La lucha económica, la lucha ideológica y la lucha política.

Ya señalábamos que el movimiento sindical en nuestro país y en nuestra región pudo desarrollarse sin la participación de los aparatos estatales al servicio de la clase dominante; y es en este campo que la burguesía ha tenido éxito temporal, por supuesto ya que nos ha encerrado a bases y dirigencia, en el marco de sus instrumentos de control para dar la lucha económica, es decir las leyes laborales con su ministerio y sus tribunales, con la ilusión en la OIT y sus convenios; y para apartarnos de la ideología del proletariado, todos sus instrumentos ideológicos habidos y por haber; y para torcer nuestra lucha política que debe de consistir en plantearnos y luchar por tomar el poder, nos ha encerrado en procesos electorales que década tras década han dado los mismos o peores resultados.

“Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase. Los que abogan por reformas y mejoras se verán siempre burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución vieja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de determinadas clases dominantes. Y para vencer la resistencia de esas clases, sólo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, las fuerzas que pueden -- y, por su situación social, deben – constituir la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo, y educar y organizar a esas fuerzas para la lucha”. V. I. Lenin “Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo”

ETAPAS DEL MOVIMIENTO SINDICAL EN EL SALVADOR² (PARTE II)

Continuando con los resultados que ha dado la etapa de control, podemos decir que no solamente ha hecho estragos en las generaciones de trabajadores sindicalizados, sino también en el resto de no sindicalizados y también por generaciones, con la variante que para los sindicalizados existen instrumentos que los sindicalistas no hemos logrado identificar y por tanto no es raro que tengamos esperanzas en que puedan estar al servicio de los trabajadores, para muestra daremos nuestra apreciación sobre la OIT, uno de esos instrumentos, y esperamos recibir la opinión de los lectores al respecto, de esa manera podremos ilustrarnos mejor; sabemos que esta organización al igual que la OTAN son dependencias de la ONU y que ambas están al servicio de la clase dominante, específicamente al servicio del imperialismo; los destrozos que ocasiona la OTAN son bien evidentes pues utiliza armas de destrucción masiva y cada bomba que lanza enriquece a la industria de guerra, lo mismo que cada avión bombardero cada vez que se eleva para eso, para bombardear pueblos y asesinar a sus habitantes, genera grandes ganancias a esa industria de guerra, que de ninguna manera ésta en manos de trabajadores y por tanto esas ganancias solo benefician a los imperialistas propietarios, por supuesto que esta ONU tiene muchos más instrumentos para intervenir en las actividades necesarias a la humanidad, tales como la educación, la salud y la producción de alimentos y mercancías en función de ganancias, y este instrumento—O I T—es el que determina los grados y forma de explotación a que son sometidos los trabajadores en el mundo, ¿verdad que no es evidente el papel de este instrumento?, Pero pensemos un poco; cuando se habla sobre la flexibilidad laboral, de tripartitas de salarios mínimos, de largas jornadas de trabajo que violan leyes primarias y secundarias de cada país, rubros todos que están ligados a la explotación, es raro, extremadamente raro que no sea un funcionario de esta organización el que esté tratando de convencer a nuestros dirigentes sindicales pues son a los que convocan primero a capacitaciones para convencerlos o ablandarlos sobre los beneficios para los trabajadores de tal o cual nueva política laboral a implantar, luego nuestros dirigentes si se han dejado convencer o ablandar por medio de algunos privilegios, no harán propaganda ni agitación para impedir la puesta en práctica de tales decisiones en beneficio, por supuesto de la clase dominante; otra actitud que pone en evidencia eso que no están identificable el que éste al servicio del imperialismo podemos verla en situaciones en que los derechos de los trabajadores están en peligro y esta flamante organización no dice nada de nada, tal es el caso de los tratados de libre comercio firmados entre países imperialistas y países semicoloniales como el nuestro, donde los derechos de los trabajadores son violados con la complicidad de nuestros flamantes e inútiles ministerios de trabajo que desde su nacimiento, en nuestro país desde la década de los años 60 del siglo pasado, han estado al servicio exclusivo de la patronal y en este siglo al servicio del imperialismo.

¿Y cómo hemos llegado hasta ahí? Ya lo dijimos, la etapa de control no solo ha hecho estragos por generaciones en las conquistas materiales de los trabajadores, sino también en sus mentes, valores y sus voluntades; ¿es eterna esta etapa? Claro que ¡NO! Es como cualquier etapa de cualquier proceso, que los trabajadores van a saber destruir y entrar en una nueva etapa de duras luchas y de nuevas conquistas y reconquista de prestaciones arrebatadas.

“El sindicalismo revolucionario lucha por la más completa UNIDAD de todos los trabajadores, pues, los trabajadores no contamos con más armas que la unidad y la organización en nuestra lucha contra la explotación y la miseria” Salvador Cayetano Carpio Sindicalismo Revolucionario (1951)

ETAPAS DEL MOVIMIENTO SINDICAL EN EL SALVADOR (PARTE III)

Hemos dicho en la Chispa Obrera Nº 1 que la etapa de control de la clase dominante sobre el movimiento sindical, que consideramos para efecto de mejor comprensión, comprende la combinación del descabezamiento y el aplastamiento (persecución, encarcela-miento y prohibición de la existencia de sindicatos), y pasa al control ideológico de los trabajadores sean estos sindicalizados o no sindicalizados y que ha penetrado las mentes y corazones de generaciones de trabajadores.

En este momento, el gobierno como todo buen servidor incondicional de la clase dominante nacional y transnacional, arremete—así como todos los gobiernos existentes desde que el Estado salvadoreño es Estado al servicio de las clases dominantes—con un nuevo proyecto adornado así como todos los demás, beneficioso para los trabajadores y sus familias, para el presente y para el futuro, bueno para la nación, creador de empleos decentes salvador de la crisis, y lo bautiza aunque ya en otros países del planeta bajo el dominio del imperialismo, lo han bautizado de la misma o similar manera como Asocio Público-Privado, pero que sirve para lo mismo, es decir concesionar los recursos a transnacionales o a la burguesía nacional, para luego privatizarlos, aunque los funcionarios vende patria o los ingenuos que los acompañan digan que no es así, una falacia tal como cuando vamos al dentista a una extracción y nos dicen que no nos va a doler, claro que entre los ingenuos encontramos a representantes sindicales, por lo que es necesario tratar de esclarecer el contenido de este elegante Asocio Público-Privado que es parte integrante de esta etapa de control y reiteramos que esta tarea será más aleccionadora si contamos con la participación de los trabajadores lectores.

La clase dominante se aprovecha del desconocimiento técnico que los sindicalistas representantes de centrales de mucho prestigio en las décadas de los años 70´s y 80´s. Se hacen rodear por ellos para decir a los trabajadores en general que lo que proponen ha sido aprobado por sus dirigentes y si ellos lo han aprobado es porque debe ser bueno.

¿Pero qué tiene que ver esto con la etapa de control? Precisamente en que los representantes de los trabajadores y las trabajadoras mismos creen en cantos de sirenas de la burguesía y sus lacayos y no son capaces de identificar la perversidad de la clase dominante nacional y transnacional. Por lo mismo que no fuimos capaces de detectar lo perverso de la privatización contemplada desde los Acuerdos de Paz, ni lo perverso del Tratado de Libre Comercio, ni lo archí perverso de la dolarización, ni la destrucción de nuestra soberanía alimentaria a cambio de las maquilas y ahora ni nuestros dirigentes ni nosotros los que constituimos las bases de las organizaciones, identificamos la avidez del imperialismo sea este americano, europeo, emergente o no importa cual sea la región de origen sobre lo que queda para exprimir en nuestro país o en algún otro de no importa que lugar del planeta donde haya recursos que expoliar y generen ganancias y muchas más ganancias, para lo que utiliza figuras y argumentos que no son más que cantos de sirenas para seguir explotando a los trabajadores y expoliando los recursos naturales que aún quedan. ¿Verdad que les ha dado resultado la etapa de control que se centra precisamente en tener el control ideológico de los trabajadores?, Ahora cuando decimos que hay dirigentes sindicales ingenuos, no olvidemos que puede ser a causa de su desconocimiento de asuntos técnicos como los que plantean en foros como los que se desarrollan en Casa Presidencial o en auditóriums especializados para ese tipo de discusiones, que casi siempre cuentan con un buen número de intelectuales, que si son expertos conocedores de las materias en cuestión, solo que no están para servir a los trabajadores sino, para ayudar a la clase dominante a engañar a los trabajadores. Pero puede haber dirigentes sindicales comprometidos, que ponen primero sus interés personales y después si es posible los de los trabajadores, estos si son los hijos predilectos de la burguesía en esta etapa de control.

¿Entonces? ¿Es bueno este Asocio Público-Privado para los trabajadores manuales e intelectuales, del campo y la ciudad? ¿Y no que en el modelo neoliberal el estado debe participar lo menos posible en los negocios privados? ¿En qué quedamos?

En que esta etapa de control no permite ver a las dirigencia y a las bases sindicales que el imperialismo, etapa superior del capitalismo, y en su modalidad ahora de neoliberalismo, es la etapa de los monopolios y que estos son los que controlan a los gobiernos y les dictan lo que deben de hacer, qué medidas tomar para garantizar sus intereses que son antagónicos con los del proletariado, que en países semicoloniales como el nuestro ya no es el capitalismo nacional el que tiene el control sino el imperialismo, pues si bien es cierto que existen capitalistas nacionales estos están íntimamente ligados con las transnacionales y toda propuesta ira encaminada a preservar sus intereses que son ganancias y más ganancias, entonces apoyar una medida como el Asocio Público-Privado es apoyar un designio del imperialismo y para eso es precisamente que sirve la etapa de control sobre el movimiento sindical.

¿Es eterna la etapa de control? Por supuesto que ¡no! Nuevas generaciones de trabajadores se incorporan y con ideología proletaria sabrán hacerla añicos y avanzar en la construcción de una nueva sociedad.

ETAPAS DEL MOVIMIENTO SINDICAL EN EL SALVADOR (PARTE IV)

Hay que reconocer que en esta etapa de control ideológico sobre el movimiento sindical por parte de la clase dominante, arrastramos una herencia en cuanto a métodos y estilo de trabajo. En cuanto a métodos insistimos en utilizar los establecidos oficialmente, así y sólo así, como dicen los instrumentos y personeros del estado burgués y otros que se han instalado como normales a fuerza de aplicarlos, sobre todo a partir de la década de los 60´s, y los resultados no tenemos que adivinarlos, basta con ver en qué estado se encuentra el movimiento obrero en general y el sindical en particular.

Tratemos juntos de salir de la etapa de control ideológico que ejerce la clase dominante sobre el movimiento sindical.

Dado de que la ideología que encuentra a primera mano el trabajador es la de la clase dominante que se ha consolidado por siglos y que por tanto tal ideología está bien elaborada y cuenta con todos los instrumentos y personas para vehicularla entre el proletariado; es ahí donde debemos dar la mayores batallas, es decir en el campo de las ideas para sustituir las de la burguesía por las del proletariado, claro que esto no será fácil, ni de la noche a la mañana, puesto que han sido generaciones de trabajadores del campo y la ciudad, manuales e intelectuales que han sido influenciados por las ideas de la clase dominante que mantiene su predominio con represión y con cantos de sirena tales como: Asocio Público-Privado, Flexibilidad Laboral, Democracia Participativa, Concertación Nacional, Asocio para el Crecimiento y otras mil más, que en otras partes del mundo toman otros nombres, pero que sirven para lo mismo, es decir para explotar a los trabajadores y para llevar miseria y muerte a las mayorías.

Que el capitalismo desarrollado en este momento en imperialismo mantiene el control material y espiritual, es cierto pero no absoluto, si así fuera no estaríamos por el mundo planteándonos los trabajadores, una nueva sociedad sin explotadores ni explotados ni planteándonos salir de su control material y espiritual, derrocarlos, tomar el poder y cambiar su dictadura por la nuestra, la del proletariado; el capitalismo también tiene sus puntos débiles, podemos verlo en las últimas crisis financieras en las que ya no sabemos dónde termina una y comienza la otra, así también lo podemos observar en la forma en que esas crisis financieras de los capitalistas las pagan los pobres.

Que en esta etapa el movimiento obrero y sindical está en una situación de desventaja, es cierto, pero no de manera absoluta; si estamos conscientes de ello y hacemos ingentes esfuerzos para salir del enfermizo alto grado de frustración que puede si no lo combatimos, llevarnos al cáncer de la subyugación, y sí tratamos de no cometer errores que ya han tenido lugar en el pasado o que son evidentes, y si nos aferramos a la ideología del proletariado y si renunciamos a la herencia de burocratismo y oportunismo que nos ha legado la pequeña burguesía que hasta se ha atrevido a conducir el movimiento obrero y sindical, entonces sí daremos pasos en la buena dirección y sabremos aprovechar las crisis que el capitalismo en su máxima expresión: el imperialismo crea para recomponerse a costa de los trabajadores manuales e intelectuales, del campo y la ciudad; entonces sí le encontraremos sentido a la expresión de trabajadores que han logrado, aunque sea por pocas décadas detentar el poder. Luchar, sufrir derrotas, volver a luchar, volver a ser derrotados, iniciar una nueva lucha hasta alcanzar el objetivo de tomar el poder y continuar con las tareas subsiguientes de construcción de una nueva sociedad. Para que no quede flotando ninguna duda, cuando nos referimos a la ideología del proletariado, nos referimos en el seno de nuestro sindicato, a las teorías elaboradas por Marx, Lenin y otros que se fundamenten en estas teorías y sólo en estas que han servido al proletariado a tomar el poder. ¡OSAR LUCHAR, OSAR VENCER!

ETAPAS DEL MOVIMIENTO SINDICAL (PARTE V)

El control ideológico que ejerce la burguesía sobre los trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad va más allá de tener bajo su control el movimiento sindical, de corromper a sus dirigencias y acentuar la represión de las bases así como a las direcciones que no se someten a sus designios; el control ideológico se extiende a todos los sectores de la población susceptibles a desear una nueva sociedad, veamos esto con un ejemplo de la actualidad (semana del 11 al 17 de diciembre); cuando fue aprobada la reforma fiscal.

En ese entonces no fueron pocas las organizaciones entre ellas algunas de izquierda, así se autodenominan, que apoyaron esta medida que propone que los que ganan más paguen más impuestos si de ingresos por salarios o ganancias en los negocios se trata. El planteamiento de que los que ganan menos no pagaran o si pagan lo harán en menor cuantía hizo que las mayorías no protestaran por esta medida, y por el contrario, que la vieran con cierta simpatía. Olvidaron que todas las medidas impulsadas por la clase dominante, sea esta la que se encuentra en el grupo hegemónico que está íntimamente ligada a los negocios de las transnacionales o no, siempre va a impulsar medidas a su favor, es decir para obtener más y más ganancias, olvidaron también que todo lo que han propuesto siempre ha ido acompañado de cantos de sirena; dijeron que los Acuerdos de Paz inaugurarían una nueva etapa de bienestar para la población, que la privatización abarataría los precios de productos y servicios, que la dolarización mejoraría la economía nacional, que el TLC nos haría exportadores de todo lo que quisiéramos exportar, que destruir la producción de granos básicos sería mejor porque era más barato comprar que producir, que la flexibilidad laboral aumentaría los empleos decentes, que el Asocio Público Privado, que el Pacto para el Desarrollo, etcétera, etcétera serán para el beneficio de las grandes mayorías, y olvidaron también que ha quedado confirmado que todo esto sólo ha sido beneficioso para la clase dominante y bien beneficioso a tal grado que han desarrollado su capacidad de exportación de capital, característica del imperialismo, tal como lo muestran las no despreciables inversiones en otros países del área centroamericana y hasta fuera de ella.

Pero lo peor es que estas organizaciones, que se autodenominan de izquierda y algunas hasta utilizan— oportunistamente—discursos que utilizaron grandes revolucionarios, no aclaran al pueblo que de lo que se trata es de una contradicción en el seno de la clase dominante y que ahora que el grupo no hegemónico tiene el gobierno en sus manos, lucha por escalar posiciones en el grupo hegemónico ligado estrechamente con el imperialismo, en este caso el estadounidense. Y que en esta lucha poco le importa a la clase dominante, sea esta del grupo hegemónico o no, las condiciones de vida de las grandes mayorías.

¿Qué no es así?, basta con ver como este sector de la burguesía que tiene en sus manos (por el momento y sujeto a negociaciones) el gobierno, cumple al pie de la letra las orientaciones—ordenes—de los organismos del imperialismo tales como el FMI eliminando empleos, engaña al pueblo con los subsidios y encarece los servicios elementales como el agua y la energía eléctrica, por supuesto que esto no es todo, pues está en desarrollo la privatización de la Universidad de El Salvador y otros servicios que aún no están totalmente en manos de empresas capitalistas. Preguntémonos ¿no estarán estas organizaciones o mejor dicho, las dirigencias de estas organizaciones—porque no hay que olvidar que en estas organizaciones, militan trabajadores manuales e intelectuales, del campo y la ciudad—contribuyendo al control ideológico de las grandes mayorías?

Si es así, se justifica que los trabajadores manuales e intelectuales hagamos grandes, muy grandes esfuerzos para salir de esta etapa de control ideológico que la burguesía ejerce sobre el proletariado en general.

ETAPAS DEL MOVIMIENTO SINDICAL (PARTE VI)

En esta etapa de control ideológico el movimiento sindical casi desde su surgimiento—salvo raras excepciones—ha sido utilizado en las incontables campañas electorales, en las que grupos de clase que no es el proletariado, dirimen sus divergencias y apetitos por el control del gobierno central o municipal y por los puestos en una asamblea defensora de los intereses de la clase dominante y por puestos bien remunerados en todo el aparato estatal.

El control ideológico ejercido, dicta a los trabajadores manuales e intelectuales, del campo y la ciudad, dejar en manos de la burguesía y la pequeña burguesía todos estos procesos en los que cada 5 o 3 años son electos los administradores de los intereses de la clase dominante, por supuesto utilizando el voto de las grandes mayorías, que meses después de haber participado comienzan a manifestar su frustración al ver que las promesas hechas en las campañas electorales sólo han sido cantos de sirenas bien elaborados a partir de las necesidades materiales del pueblo que de una u otra manera debe de vender su fuerza de trabajo para vivir y reproducirse.

La campaña del 2012 ha comenzado y esta vez con nuevos elementos, pues nunca se había tenido en el gobierno central a un partido que naciera de un proceso en que el pueblo participó y perdió a decenas de miles de hombres y mujeres que ansiaban una nueva sociedad libre de explotación y represión y que se planteaban hasta 1983,un Gobierno Democrático Revolucionario con hegemonía de obreros y campesinos pobres (G.D.R), y esos no eran cantos de sirena pues el pueblo se incorporaba por tal objetivo conscientes que la emancipación de los pueblos, es obra de los pueblos mismos. Pero ahí el control ideológico vuelve a hacernos otra más de sus jugarretas y el proyecto que tanto anhelaba el pueblo, después de la muerte del dirigente obrero Cayetano Carpio, queda en manos de la pequeña burguesía y ésta ni corta ni perezosa lo cambia por el de Gobierno de Amplia Participación (G.A.P), que es lo que tenemos hasta ahora y hasta con una injerencia multiplicada del imperialismo, mayormente el norteamericano.

Uno de los nuevos elementos a observar, es la encarnizada lucha entre la burguesía compradora, grupo hegemónico le llaman algunos técnicos en ciencias económicas, y el grupo no hegemónico, pero siempre propietarios de los medios de producción, lo que los hace grandes o pequeños burgueses.

Tratemos de explicar este fenómeno; desde que el Estado Salvadoreño, es eso un aparato de represión de una clase sobre otra, la burguesía dominando y explotando al trabajador manual o intelectual, del campo o la ciudad; y que se opta por gobiernos de elección popular, estos solo han estado al servicio de la clase dominante, cuando el añil era el producto principal de exportación, los gobiernos de turno gobernaban y legislaban solo a favor de los añileros exportadores; cuando el café, hasta expropiaron las tierras comunales para favorecer a los cafetaleros exportadores, y así sucesivamente hasta llegar a lo que ahora tenemos en la etapa imperialista del capitalismo que es el reino de los monopolios, la especulación financiera y la ligazón más estrecha y directa hasta confundirse, de las burguesías nacionales con los consorcios transnacionales, en resumidas cuentas todos los gobiernos estuvieron al servicio de ese sector de la clase dominante, la burguesía compradora; pero a partir de mediados del 2009, aparece un nuevo elemento, el nuevo gobierno ya no está 100% al servicio de la burguesía compradora, sino, 100% al servicio del imperialismo de turno y en un gran porcentaje, al servicio del grupo de burgueses que no son del grupo hegemónico, de tal manera que con un gobierno a su servicio, están osando tímidamente escalar posiciones que han sido exclusivas de la burguesía compradora, y para eso crean leyes o las reforman, unas no son tan perjudiciales para la burguesía compradora que ha desarrollado tal capacidad económica de tanto explotar a los trabajadores de El Salvador, que hasta hace grandes inversiones en el área centroamericana y fuera de ella tal como lo hace todo buen imperialista, pero otras sí molestan a la burguesía compradora y por eso necesitan retomar el control del instrumento gobierno, para que nadie le estorbe o quiera incursionar en sus dominios que han sido su monopolio, no están contentos por ejemplo, que otros traten de obtener jugosas ganancias en el área del comercio de los medicamentos; si se trata de una reforma fiscal, para ellos no es problema, tienen todos los mecanismos para hacer que el pueblo trabajador o el consumidor final como dicen los técnicos en economía, terminen pagando los impuestos, además hasta les sirve de justificación para explotar más a los trabajadores y hacer más precarios los empleos, en fin, la crisis de los burgueses las pagan los proletarios.

En este marco nos están llamando a los trabajadores a participar entusiastamente en las próximas elecciones, pero esta vez como en los cientos de las pasadas, gane quien gane, seguirán estando al servicio de los intereses de la clase dominante, y es precisamente que debido al control ideológico, no logramos definir que la emancipación de los trabajadores manuales o intelectuales del campo o la ciudad, solo será producto de la lucha organizada de las grandes mayorías, que no hay un salvador supremo ni aunque este dotado de huesos rojos que pueda sustituir la lucha organizada que esté fuera del control ideológico que hasta ahora ejerce la burguesía sobre los trabajadores y muchos de sus dirigentes, y que los trabajadores organizados sólo podrán entrar en la lid electoral entusiastamente cuando cuenten con candidatos con ideología proletaria, surgidos de su propio seno y de sus propias organizaciones, pero para eso es necesario deshacernos de ese control que constituye una herencia a la que hay que renunciar; mientras tanto solo estaremos dando luchas contra los enemigos de nuestros enemigos.

ETAPAS DEL MOVIMIENTO SINDICAL (PARTE VII)

La etapa de control ideológico de la burguesía sobre los trabajadores, decíamos, alcanza todos los aspectos de la vida de estos y de las amplias mayorías, el aspecto que abordaremos está íntimamente relacionado con el pasado proceso electorero que como todos los demás ha estado bajo el control de la clase dominante.

En primer lugar, ha sido muy raro en la historia electorera de nuestro país, la existencia de partido o candidato alguno que haya representado o represente los intereses de las grandes mayorías; por el contrario, todas las veces se ha cumplido el principio de ¨que en una sociedad dividida en clases, quien gane cada tres o cinco años las elecciones solo será el administrador de los intereses de la clase dominante¨; y en este caso del 11 de marzo, era evidente que los partidos que se enfrentaron en las urnas representaban intereses de diferentes sectores involucrados en la explotación de trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad, nada nuevo después de cientos de procesos electoreros, pero lo que quedó más claro, es el enfrentamiento del grupo hegemónico con el no hegemónico ; pero como nuestro razonamiento está condicionado por el control ideológico que ejerce la burguesía, no logramos ver esta contradicción en el seno de la clase dominante, y no aprovechamos esa fisura para que esa contradicción se profundizara y aprovechar el tiempo para fortalecer y preparar la unidad y la capacidad de lucha de los trabajadores manuales e intelectuales, del campo y la ciudad; nuestro razonamiento no paso de lamentos, como de que los funcionarios públicos elegidos en otros procesos electoreros, no han hecho nada por los trabajadores y las amplias mayorías; que solo están engordando cada día más y que no les tiembla la mano para aumentarse los sueldos y los privilegios y que solo piensan en ellos y no en las amplias mayorías. Si nuestro razonamiento estuviera dirigido por la ideología del proletariado, ya estaríamos claros que la emancipación y conquistas solo son producto de la lucha constante y disciplinada de los trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad con el apoyo decidido de las amplias mayorías y no pueden depender del capricho o la voluntad de 84 diputados que están sumamente ocupados por los intereses puramente personales y de los grupos que representan. “Un día, más temprano que tarde, cuando los trabajadores no seamos más juguetes entre las manos de la burguesía y su ayudante predilecto: el revisionismo, podremos entrar en la lucha parlamentaria y proponer a verdaderos representantes de los trabajadores manuales e intelectuales del campo y la ciudad y porque no decirlo, de los intereses de las amplias mayorías”.

11-     Para salir de la etapa de control ideológico es de gran importancia un Programa Sindical, del cual ya hay un esbozo que proponemos para debate:

Esbozo de Programa Sindical

Introducción

El esbozo de programa sindical presenta una estrategia que los trabajadores y trabajadoras manuales e intelectuales del campo y la ciudad deberán seguir para luchar por nuevas conquistas y avanzar en el proceso por la transformación de la sociedad. Este programa debe ayudar a comprender que el sistema actual ya no sirve a las mayorías explotadas y que hay que destruirlo. Se parte de que la sociedad está dividida en clases cuyos intereses son completamente opuestos, es decir los de la clase dominante (Burguesía) y los de la clase dominada (Proletariado), y que es la clase dominante la que dirige los destinos ya que es la que posee la propiedad de los medios de producción y por lo tanto viven de la explotación de los que venden su fuerza de trabajo el proletariado que constituye la mayoría de la población. Entonces el programa no puede ser imparcial, pues se apoya en los intereses del proletariado.

El programa sindical debe tener como función la misma que ejerce el cordel que utiliza el albañil para asegurar que todas las piedras o ladrillos sean puestas en la línea que traza imaginariamente el cordel bien tensado; eso mismo decía Lenin cuando expresaba las funciones de un periódico orientador para la revolución.

¿Pero cuál debe de ser el contenido de un programa que sirva al desarrollo y al accionar de un movimiento sindical que luche por emanciparse del control que ejerce la burguesía sobre la mayor parte de organismos sindicales en el planeta entero?

Debe contener en primer lugar la visión que tenemos de la situación que enfrentamos las grandes mayorías en esta etapa del desarrollo del capitalismo— el imperialismo—,

En segundo lugar hacer observaciones, dar aportes, discutir y debatirlo para que este sea de verdad un programa expresión de los trabajadores.

I

Panorama del movimiento sindical y las medidas implementadas por el sistema capitalista para recomponerse

a)       Medidas implementadas por el sistema capitalista

En este momento el capitalismo en su etapa imperialista en su carrera por recomponerse una vez más propone medidas que sólo van como todas en su beneficio, así vemos medidas que dependiendo de la región donde las aplican, toman diferentes nombres, pero en el fondo son los mismos resultados para los trabajadores del mundo entero; mencionamos algunas a manera de ejemplo:

I-       Asocio público privado,

que significa entregar por parte de los gobiernos lacayos del imperialismo, los últimos recursos que aún se consideran nacionales;

II-      Despidos masivos de trabajadores públicos

III-     Aumento del pago de escolaridad en todos los rubros de la educación, que significa educación solamente para el que pueda pagar;

IV-     Desplazamiento de trabajadores por máquinas

V-      Flexibilidad laboral que es igual a largas jornadas extenuantes;

VI-     Pago de seguros privados para la atención médica;

VII-    Privatización de los fondos de pensiones

VIII-   Aumento de los años cotizados para poder acceder a la pensión;

I-       Destrucción de los sindicatos que no se dobleguen a sus designios

IX-     División de la producción por regiones, atentando contra la soberanía alimentaria;

X-       Anulación de conquistas adquiridas en las luchas de los trabajadores

XI-     Represión y militarización.

b) Etapa de control ideológico del movimiento sindical por la clase dominante

Se manifiesta de por lo siguiente:

Se impulsa la línea de la colaboración de clase

Dispersión ideológica

No permite ni siquiera a los sindicatos de luchar unificadamente

Dirigencias al servicio total de la burguesía

Para salir de esto es necesario:

Llevar adelante la lucha ideológica

El desarrollo de la ideología del proletariado.

No más   lucha puramente económica

Se requiere terminar con este sistema que atenta contra la humanidad,

Acentuar la lucha ideológica y política opuesta al reformismo

II

Recuperar la Acción Directa de las masas

Es la acción militante y combativa donde participan los trabajadores y sus organizaciones sindicales y extra sindicales en una actitud de franca oposición a la clase dominante.

Como ejemplos tenemos las manifestaciones, las huelgas, las denuncias, el reparto de volantes, las tomas de centros de trabajo, las escuelas políticas, la lucha por nuevas conquistas, las movilizaciones en defensa de los derechos conquistados.

La acción directa se define por su contenido proletario, pues la burguesía maneja a su disposición infinidad de formas de Acción Directa, por ejemplo nos convoca a procesos electorales, a marchas cívicas, a eventos para exaltar sus gobiernos y también para reprimir,

Los reformistas también utilizan a su manera la acción directa y nos convocan y movilizan para las elecciones de sus representantes y hasta para marchar junto con los representantes de la burguesía;

Entonces la Acción Directa que necesitamos retomar como fundamental en nuestro trabajo sindical es la Acción Directa con contenido de clase proletaria, con contenido de lucha de clases.

Lo importante es que se entienda que la Acción Directa comprende la participación masiva de los trabajadores en el marco de la lucha de clases que incluye las luchas política e ideológica.  

El movimiento sindical debe de tener presente que sólo la acción de las masas puede contribuir a alcanzar los objetivos deseados y que esta acción contribuye a reagrupar a la clase trabajadora; esta—la clase trabajadora—no es homogénea, en su seno coexisten diferentes corrientes de pensamiento, pero si nos movilizamos por objetivos comunes, esto nos unifica y nos prepara para nuevas y más complejas luchas, no olvidemos que la unidad sólo puede forjarse en las luchas.

III

Clase de Organización Sindical

Olvidamos que el movimiento sindical ha sido arrastrado por la mayoría de sus dirigentes a la conciliación de clases y llegan a plantear a sus bases que todo lo que propone la clase dominante es bueno para la clase trabajadora pues el sindicato es un instrumento para mejorar la productividad y un instrumento para endulzar las relaciones obrero patronales “entre empleados y empleadores”

Ninguna línea clasista ha sido transmitida durante generaciones de trabajadores y de trabajadoras y que solamente hemos desarrollado la lucha que a la burguesía más le gusta, la lucha económica.

Este error cometido por generaciones de dirigentes sindicales, le permite a la patronal sea esta estatal o privada continuar corrompiendo y poniendo a su servicio a las nuevas generaciones de dirigentes que en muchas ocasiones creerán que están obrando correctamente y así será mientras el programa sindical no contenga y no impulse una línea de sindicato clasista y que su hacer no incluya la lucha ideológica y la lucha política.

Sí el movimiento sindical no impulsa la línea de la Acción Directa y de la Solidaridad Militante, todos los trabajadores y las trabajadoras junto con sus familias quedaran expuestos a los designios de hambre, miseria y guerra que es lo único que el imperialismo ha dado a la humanidad. El programa Sindical debe de enfocarse en romper el individualismo y el espíritu de sólo participar en mi sindicato que es la practica que se ha generalizado en las últimas 4 décadas; es increíble que un sindicato no se solidariza con otro si no tienen el mismo bastón de mando que en nuestro caso puede ser cualquiera de los partidos electoreros que han demostrado a lo largo de su historia que sólo están al servicio de los apetitos de los grupos dirigentes y en ningún momento al servicio de las grandes mayorías; es increíble también que las federaciones y confederaciones marchen junto con los representantes de la burguesía en defensa de los intereses de la clase dominante; a tal grado ha llegado el oportunismo de la mayoría de los dirigentes sindicales que defienden las posiciones de la patronal y sus organizaciones que disfrazan sus apetitos con frases tales como: “violaciones a nuestra Constitución de la República”.

IV

Comités por centro de trabajo

Partimos de que la clase trabajadora con ideología proletaria no puede triunfar si no organiza a la mayoría en cada centro de trabajo; y la vida nos ha dejado muchas experiencias y nos muestra en la actualidad grandes lecciones al respecto. La clase trabajadora al no haber tenido la ideología del proletariado como guía, no es homogénea en su visión de la realidad y así encontramos trabajadores de una misma empresa que forman parte de diferentes corrientes de pensamiento, unos simpatizan o militan en un partido electorero otros en otro diferente, unos son feligreses de una iglesia y otros de otras diferentes, unos—la mayoría—creen que puede haber transformaciones por la vía de las elecciones y muy pocos que las transformaciones sólo serán posibles por la vía revolucionaria, este fenómeno—el de la dispersión ideológica—no hace tanto daño en tiempos de falsa armonía con la patronal, pero luego vienen los tiempos de renovar el contrato colectivo, de agudización de las crisis del sistema capitalista, de las exigencias de los organismos financieros imperialista y de los despidos masivos, es entonces que este fenómeno causa el mayor de los daños que sólo puede ser aliviado si se ha hecho trabajo de concientización en el seno de las bases. Pero en esta etapa del movimiento obrero y específicamente el movimiento sindical, las direcciones en su mayoría han sido carcomidas por el oportunismo y el economicismo y es sólo eso lo que pueden utilizar como material de formación para las bases y es aquí donde juegan su papel los comités por centro de trabajo,

en primer lugar estamos refiriéndonos a comités dotados de la línea del sindicalismo clasista. Es esta línea de sindicalismo que hará hasta lo imposible para evitar que las bases de los sindicatos sean fraccionadas para construir otros sindicatos que en la mayoría de veces quedan bajo control de los organismos que para tal caso construye el imperialismo.

Partimos que en el conglomerado de trabajadores de una empresa hay diferentes niveles de comprensión de la realidad y si hacemos grandes esfuerzos podremos encontrar elementos para la construcción de estos instrumentos de agitación, propaganda, organización y movilización.

V

Lucha contra el desempleo

El desempleo es una de las principales armas creadas y utilizadas por la burguesía para mantener sometidos y sin presentar resistencia, a los trabajadores manuales e intelectuales, del campo y la ciudad, para utilizar la otra arma de la oferta y la demanda, para pagar los salarios más miserables y pisotear la dignidad de las trabajadoras y de los trabajadores.

En esta etapa imperialista del capitalismo, el desempleo sobrepasa los niveles aceptados como “normales” por tecnócratas, el estado y la misma burguesía y el único remedio es el socialismo, pero mientras este no llegue a establecerse, es obligación de los sindicatos tomar medidas para combatirlo para que no siga causando estragos entre las amplias mayorías, estas medidas pueden ser:

1-       Disminuir la jornada laboral a 6 horas sin perder ninguna prestación.

2-       Oponerse a la flexibilidad laboral

3-       Disminuir la edad de años par la jubilación

4-       Organizar a los desempleados

5-       Prevenir en contra de las leyes que afecten a los pensionados o derogar las ya creadas.

6-       Luchar contra los despidos

7-       Luchar en contra de todas las formas de discriminación sea esta por edad, experiencia, creencias, sexo entre otras

VI

Luchar contra el cierre de centros de trabajo y la reducción de las jornadas que disminuyen los ingresos

Son los centros de trabajo donde los trabajadores están más unidos y dan muestra de combatividad los que primero cierran, hay que impulsar la creación de comisiones que investiguen las razones de porque la empresa cerrara, pues la mayor parte de veces las patronales cierran para deshacerse de la organización sindical y reabrir contratando personal que acepta condiciones que violan sus derechos como trabajadores y como trabajadoras y sobre todo el derecho de organización. En otras ocasiones amenazan con cerrar para que los trabajadores acepten trabajar 3 o 4 días a la semana perdiendo de esa manera el pago del séptimo día que es una conquista que se encuentra contemplada en la Ley Laboral de nuestro país, esta medida afecta en gran manera los condiciones de vida de los trabajadores y de las trabajadoras junto con sus familias. La legislación establece que nuestros derechos son irrenunciables, sin embargo ante la amenaza de cierre de las empresas las trabajadoras y los trabajadores renuncian a los derechos más elementales. El Programa debe establecer las medidas para terminar con este flagelo.

VII

Ocupación de los centros de trabajo

Este tipo de acción debe de contar con el apoyo militante de la mayoría de los trabajadores de la empresa y no encontrarse aislada del movimiento obrero en general.

VIII

Debemos de luchar porque el nivel de vida de las trabajadoras y de los trabajadores no sea deteriorado por las medidas de la patronal

La patronal ha tenido éxito en llevar a la condición de miserable el nivel de vida de las trabajadoras y de los trabajadores, los salarios que han sido impuestos no alcanzan para cubrir la canasta básica alimentaria, lo ha logrado aprovechando el alto grado de desempleo; y en su apetito de más y más ganancias aumenta la cadencia en la producción, las metas impuestas a las compañeras maquileras son un buen ejemplo; y de no haber tenido éxito en este su propósito habría trasladado la producción donde la mano de obra sea más barata, es eso precisamente el motivo de la existencia de las empresas maquileras en nuestro país; se nos plantea entonces la lucha por aumentos de salario en la medida en que el costo de los productos vitales aumentan de precio y hacen difícil cubrir la canasta básica en nuestros días, lo que nos obliga a luchar por este objetivo de manera unificada y no dispersa como hasta ahora.

La patronal ha logrado sin mayor resistencia deteriorar el nivel de vida de los trabajadores y de las trabajadoras, pues mientras obtiene enormes ganancias impone salarios a su conveniencia, de esa manera existen diferentes salarios para el trabajador en la industria, para el trabajador en el campo y para los que trabajan en el área de los servicios.

El precio de la canasta básica es igual para cualquier trabajador de cualquier área de la producción, este Programa deberá de contener las formas de exigir que los salarios no contengan ninguna discriminación y que aumenten en la misma proporción en que aumenta el costo de la vida.

IX

Luchar contra la táctica de la reducción voluntaria de las prestaciones y de los salarios

En épocas de crisis capitalista, la patronal tiene sus organizaciones altamente fortalecidas, proponen a las trabajadoras y los trabajadores reducirse los salarios y los convencen con la amenaza del cierre de la empresa, a que acepten renunciar a las prestaciones que han sido siempre producto de grandes luchas.

X

La mujer en la producción

Sin la participación de las mujeres será imposible cualquier transformación de la sociedad y lo que es peor, no podríamos mantenerla y superarla.

Es por eso que este programa debe de hacer énfasis por conquistar prestaciones para la protección de las trabajadoras embarazadas, para las que son madres y sobre todo para integrar a todas las mujeres al sindicato; la consigna de “a igual trabajo igual salario” debe ser prioridad. Este programa debe de contener medidas que combatan y erradiquen del movimiento sindical viejos prejuicios, vicios y malacrianzas que la burguesía utiliza para oprimir y poner en estado de dependencia a la mujer y que impiden la franca participación de las mujeres en el movimiento sindical; ya la burguesía hace bastante para separarla de la lucha pues está consciente que la mujer ha jugado un papel determinante en la transformación de la sociedad, sabe bien que los pueblos que la han derrocado aunque sea por pocas décadas, han contado con la participación militante de las mujeres, conocen bien la capacidad revolucionaria de las mujeres y es por eso que invierte parte de sus ganancias para impulsar medidas para mantenerlas en una situación de subordinación; los trabajadores debemos de tomar consciencia que si continuamos discriminando y manteniendo a las mujeres en un estado de subordinación sólo estamos ayudando a la burguesía a neutralizar esa enorme fuerza revolucionaria que en tantas ocasiones ha dado muestras de valentía y arrojo en las luchas populares y en las luchas para terminar con el sistema capitalista opresor de trabajadores y de trabajadoras en planeta entero. Debe ser una prioridad de este programa, la incorporación total de las mujeres en la lucha, así como impulsar la formación proletaria que está completamente contra la opresión de la mujer y que por el contrario, apoya la emancipación de la mujer en todos los aspectos que constituyen la existencia de la humanidad.

Es necesario construir el Movimiento de Mujeres Proletarias

XI

Contratos Colectivos

El contrato colectivo ha representado un avance con respecto al contrato individual y ha sido una conquista lograda después de años de duras luchas; sin embargo un contrato colectivo no detiene a la burguesía en su propósito de violarlo constantemente. La lucha para conquistar los contratos colectivos ha hecho germinar la idea de que este es el objetivo principal de los trabajadores sindicalizados y hace que todos los esfuerzos y recursos sean concentrados en esa conquista y nos ha apartado del resto de tareas que plantea la lucha de clases tales como la lucha política y la lucha ideológica. Para que eso no suceda debemos de tomar el contrato colectivo tal como lo toma la burguesía, como una tregua que dura un año aproximadamente para preparar luchas de mayor envergadura. La burguesía no utiliza ese año que dura el contrato colectivo para preparar mejores salarios y mejores condiciones para los trabajadores, por el contrario se prepara para obtener más ganancias a costa de los trabajadores y de las trabajadoras. De esa manera los trabajadores deben ocupar ese tiempo para prepararse a dar mejores batallas en las áreas políticas, ideológicas y económicas.

XII

Los mercenarios al servicio de la patronal

En la actualidad existen en nuestro país 4 o 5 Juzgados de lo Laboral, un Código Laboral, un Ministerio de Trabajo con varias sucursales, Mesas de Alto Nivel en la misma Casa Presidencial, Comisiones Tripartitas, varios Convenios de la OIT ratificados por los diferentes gobiernos que en las últimas décadas han estado gobernando, y por el momento hasta un Ministro de Trabajo que ha vivido el ámbito sindical; y todo esto para la solución pacifica de los conflictos laborales. Sin embargo no hay ni solución ni manera pacífica en cada conflicto de trabajo sea este individual o colectivo; cuando estalla una huelga quien hace acto de presencia inmediatamente es la parte de trabajadores que no apoyan la huelga generalmente encabezados por dirigentes   sindicales apoyados por la policía antimotines; en las décadas de 1960, 1970 y 1980 la patronal contrataba a rompe huelgas que eran ajenos a la empresa y siempre tenía a su servicio a todos los cuerpos de seguridad y la Fuerza Armada para reprimir a los huelguistas, ahora los rompe huelgas los consigue en las filas de los mismos trabajadores que son respaldados por el cuerpo especializado de los agentes anti motines que han dado en llamarlo Unidad para el Mantenimiento del Orden; podemos ver que estamos lejos de resolver pacíficamente los conflictos laborales a pesar de todos los instrumentos creados por la burguesía y a los llamados que esta hace públicamente para resolver los conflictos de manera pacífica.

XIII

Organización de la autodefensa de los trabajadores

Toda la legislación en el sistema capitalista esta edificada sobre la propiedad privada y sobre la defensa de los intereses de la patronal. Evidentemente ninguna ley burguesa contempla la organización de destacamentos de huelguistas para la autodefensa; pero si estamos planteando un sindicalismo clasista y que su actividad estará enmarcada en la lucha de clases estos mecanismos son necesarios pues la patronal sea privada o estatal esta entusiasmada a implementar las medidas que dictan las financieras transnacionales y sabiendo que tal aplicación traerá hambre y miseria a las amplias mayorías, prevé que las masas responderán y expresarán su descontento, y es por eso que preparan todos los instrumentos represivos y de coerción; si el movimiento sindical no prevé y no organiza sus destacamentos de autodefensa, será destruido en su mayor parte y caerá bajo control total por parte de la burguesía el que logre sobrevivir; si bien es cierto que la legislación en su mayor parte favorece a la clase dominante también lo es que existen en su contenido conquistas logradas por generaciones de trabajadores y de trabajadoras pero que son violadas con toda impunidad, es tarea de este programa hacerlas valer y ampliarlas, seria una necedad no utilizarlas para movilizar a las amplias mayorías; un ejemplo de estas conquistas es la jornada laboral de 8 horas diarias y 44 semanales que existe tanto en la Constitución de la República como en el código de trabajo pero que es violada tanto por la patronal nacional como por la transnacional, el sindicalismo clasista no debe de permitir que grandes conquistas de generaciones de trabajadores y de trabajadoras sean incumplidas y hasta caigan en desuso. Sabemos que esto no es todo lo que compete al movimiento sindical, aun falta incluir en el programa el que hacer cuando los patronos abandonan las empresas cuando las crisis se agudizan y ellos no obtienen las ganancias deseadas; falta agregar porque los trabajadores y las trabajadoras no deben de pagar las crisis de las patronales; en fin será producto de la discusión la complementación de este Programa Sindical que bien servirá a las nuevas generaciones de trabajadores y de trabajadoras.          

12-     Es necesario construir el Movimiento de Mujeres Proletarias

Las mujeres así como los hombres son explotadas,   pero ellas en especial enfrentan obstáculos mucho más grandes y deben de luchar mas en contra de las tradiciones, de la ideología dominante y de la discriminación, por el acceso al trabajo y bajo estas condiciones es necesario que ellas se organicen y conformen un Movimiento de Mujeres Proletarias que contenga las siguientes características:  

Que luche contra la opresión de las mujeres y cada una de sus manifestaciones

Por la emancipación de todos los individuos explotados y la victoria definitiva contra las formas de opresión.  

Luchar contra la ideología dominante, contra la discriminación, por el acceso al trabajo y la producción, por la participación en las organizaciones democráticas y en las organizaciones del proletariado.

La lucha por la emancipación de las mujeres debe mantenerse en el marco de la lucha de clases.

Apartarse del feminismo burgués, que limita la lucha de por la emancipación de la mujer como una lucha entre géneros y no cuestiona el poder de la burguesía como clase dominante, únicamente los privilegios de los hombres.

Nuestra perspectiva general es construir un movimiento de mujeres del proletariado, que reagrupe a trabajadoras manuales e intelectuales, del campo y la ciudad. Para luchar contra en capitalismo y para hacer avanzar la lucha contra la desigualdad y equidad, el sexismo y las manifestaciones patriarcales que existen en el seno de los hombres proletarios.

Perspectivas del Movimiento de Mujeres Proletarias

Ganar a las mujeres del proletariado, por la educación, agitación, y propaganda de la ideología del proletariado.

Solidaridad en las luchas de las mujeres de los diferentes países

Desarrollar un programa lucha por la emancipación de las mujeres

Investigar las necesidades reales de las mujeres de la clase obrera

Desarrollar la capacidad de dirección de las mujeres

Realizar campañas para combatir el sexismo en el seno del proletariado.

Share