Menu
RSS

 

 

A+ A A-

HONDURAS: Elecciones internas, verdadero fraude con escasa participación popular

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

Elecciones Internas: verdadero fraude con escasa participación popular

 

 

Por Manuel Rivera

 

Desde 1982 esta es la sexta convocatoria a elecciones primarias del Partido Liberal y la quinta del Partido Nacional. En este proceso electoral participaron cinco del Partido Liberal y cuatro precandidatos del Partido Nacional. Solamente dos de ellos, por cada bando, serán proclamados como candidatos oficiales de cara a las elecciones generales de Noviembre del 2009. El padrón electoral registra a 4.2 millones de hondureños mayores de 18 años, aptos para ejercer el sufragio, entre ellos 450 mil son electores de primera vez, la mayoría jóvenes.

Según el Tribunal Supremo Electoral “Los cargos a elegir son: Un presidente, tres designados (de último momento por vicepresidente) y 20 diputados al Parlamento Centroamericano (PARLACEN); 128 diputados con su respectivo suplente al Congreso Nacional y 298 alcaldías con su respectiva corporación municipal en promedio seis regidores por municipio. Los designados y los diputados al PARLACE se eligen directamente con la papeleta presidencial” (La Tribuna 29/11/08) En total, los cargos de elección popular en disputa son casi 28 mil. Y para ellos se imprimieron 16 millones de papeletas de los tres niveles electivos a un costo de 35 millones de lempiras. Las papeletas estuvieron ubicadas en casi 20 mil mesas rectoras con un mínimo de tres urnas (casi 60 mil en total) las cuales fueron colocadas en unos cinco mil centros educativos de toda la República. Por cada nivel electivo había una papeleta, aunque el Partido Nacional tuvo una adicional para elegir a las autoridades partidarias.

Este proceso de elecciones internas le cuesta al pueblo hondureño 280 millones de lempiras. Esta ostentosa cantidad de dinero que se gasta en las elecciones internas de cada partido, Nacional y Liberal, hubiese servido para completar el pago que se les adeuda al magisterio u otra de tantas necesidades que hay en el país.

¿De dónde sacan el dinero?

La democracia burguesa en Honduras funciona solo para los partidos de los ricos, los únicos que pueden participar. Se aprobó recientemente una contrarreforma a la Ley Electoral de 1981, que restringe la formación de nuevos partidos, y crea obstáculos para la participación política independiente de los trabajadores y del pueblo.

Augusto Aguilar, presidente del TSE, declaró que “La Ley establece para los partidos políticos y para los movimientos que somos nosotros los que establecemos las reglas de juego y deben presentar un informe (…) La ley establece que los partidos políticos deben rendir un informe de cómo se financian una vez al año, pero además un informe especial después de cada proceso electoral”. (La Prensa 30/11/08).

Según algunas organizaciones independientes que monitorean campañas electorales, “Financiar una campaña electoral en el país no cuesta menos de 200 millones de lempiras, se sabe un aproximado de cuánto se gasta, pero es un misterio el origen de los fondos”. (La Prensa 30/11/08). Obviamente que los partidos burgueses, no van a ser tontos de presentar toda la cantidad de plata que han invertido en las campañas y lo que presentan en los informes es una irrisoria cantidad de dinero. Lo que nunca sale a la opinión pública es de donde procede ese dinero. ¿De dónde sacan los partidos Liberal y Nacional semejante cantidad de dinero? Se sabe que el partido de gobierno utiliza las arcas del Estado para el financiamiento de sus campañas electorales, especialmente cuando se trata del presidente del Congreso Nacional. La otra parte de los fondos provienen de los empresarios que aportan dinero. Otro porcentaje proviene, y esto no es un secreto, del narcotráfico asentado en las altas esferas del poder.

Irregularidades en el Proceso

El actual ministro de Defensa, Arístides Mejía, denunció fraude en las elecciones generales e internas realizadas hace cuatro años, cuando era presidente del Tribunal Supremo Electoral. El actual jefe de las Fuerzas Armadas dijo que: "Los nacionalistas inflaron las urnas al quedarse solos en los centros de votación, porque hubo menos observación que en las liberales, acusó Mejía, desconociendo que los nacionalistas hayan superado por unos 100 mil votos a los liberales (...)el Tribunal no es independiente, es politizado, donde cada representante lleva un mandato político para representar a su partido; no se logró la independencia, en todas las elecciones y ésta no es la excepción, tengo información de la gente de adentro que conozco que me dice claramente que la línea fue ayudar a Porfirio Lobo, por ejemplo". (La Prensa 4/12/08).

Lo que menciona el Ministro de Defensa es lo que todo el mundo sabe, pero nadie dice abiertamente. De manera oportunista, tiene que mencionar frases que vayan más allá, para poder acomodarse con el nuevo candidato del Partido Liberal. Queda confirmado a nivel de cúpula que si ha habido fraude en las elecciones generales e internas, y eso lo ha hecho desde siempre.

También se sabe que en las elecciones internas corroídas por el fraude, hay un sinfín de preguntas que hacerles a los magistrados del TSE, pero como siempre no hay respuestas; ven resultados poco creíbles, dado el enorme abstencionismo electoral. Pero se hacen de la vista gorda, se hacen los desentendidos, porque no pueden explicar los abultados resultados en algunos centros de votación.

Pablo Cerritos, candidato del movimiento “Honduras Tú Puedes” en el Partido Nacional, cuestionó el resultado de las elecciones internas al declarar: “Cómo es posible que muchas urnas en centros de votación que permanecieron desiertos, de repente aparecen llenas de votos a favor de Álvarez y de Lobo, urnas que por arte de magia, estaban a reventar, por ejemplo; las urnas ubicadas en la colonia El Pedregal de Tegucigalpa, por ser confeccionadas con material transparente se observó que estaban casi vacías, pero por esas cosas del destino y del mandrake, a las cinco de la tarde estaban llenas de votos”. (La Tribuna 6/12/08). Y esta dinámica de abierto fraude está marcada en casi todo el país. Y en algunos casos extremos hasta han retenido las urnas como en Gracias, Lempira.

Este proceso de corrupción, y fraude no va cambiar mientras las elecciones internas sean organizadas por los partidos burgueses, porque ese es el modus vivendi de sus cúpulas dirigentes, ya que quieren mantener el estatus quo. El sistema electoral en Honduras está corrompido, no va cambiar hasta que todos nosotros la clase obrera, campesinos y jóvenes, arrastrando a toda la población decidamos no confiar más en ellos.

Ya comenzaron las alianzas

Según los primeros datos del Tribunal Supremo Electoral, los resultados preliminares de las internas fueron los siguientes: “El Partido Liberal, con 329 urnas escrutadas sobre un total de 9.940, Villeda acumulaba 3.469 votos, 52% seguido con 1.984 sufragios para Roberto Micheletti, 30%. En tercer lugar va Eduardo Maldonado con 1.515 votos, 14%, en tanto por debajo se ubicaban Marco Ramírez, 325, 3%, y Miguel Nolasco 54 votos, 1%. El PN, con 299 urnas escrutadas del total de 9.940, Lobo llevaba 15.562 votos, 81%, Mario Canahuati 3.000, 16%, Mario Facussé 327 votos, 2%, y Jesús Flores 248 votos, 1%”. (La Prensa 30/11/08)

Pepe Lobo se impuso dentro del partido Nacional. Dentro del Partido Liberal la fórmula Elvin-Villeda se impuso sobre Micheletti. Hasta la fecha no se han terminado de revisar las actas, y no hay un claro panorama sobre los verdaderos resultados.

Las postulaciones para diputados, son las difíciles de contabilizar por la gran cantidad de candidatos, pero en los departamentos de Francisco Morazán y Cortés, que son los que tienen la mayor carga electoral, el movimiento de Elvin Santos dentro del partido Liberal y el de Pepe Lobo dentro del partido Nacional, habían alcanzado la mayoría de los candidatos a diputados; El movimiento Cambio Ya, de Porfirio Lobo Sosa, seguía manejando el cien por ciento de los candidatos de Francisco Morazán y el “Elvincismo” aseguraba tener el control de unos 17 cargos de los 23 en Francisco Morazán (La Prensa 2/12/08).

Las alianzas no se hicieron esperar en su inscripción. Dentro del liberalismo, Eduardo Maldonado, Miguel Nolasco y Marco Antonio Ramírez, ya se pusieron a la orden del Vicepresidente Elvin Santos, mientras que Roberto Michellety, reconoció a “Mauricio Villeda, como candidato presidencial por el Partido Liberal pero no se hará mediante un arreglo político, sino por la aplicación correcta de la Constitución de la República”. (La Prensa 1/12/08)

Pero nadie habla del abstencionismo, no han dado un dato real, pero todo indica que el abstencionismo fue mayor que en las elecciones internas pasadas.

El llamado a No Votar

La Coordinadora Nacional de Resistencia Popular (CNRP), había decidido hacer una campaña fuerte llamando a no votar en estas elecciones internas, pero la campaña fue muy débil, que no causo ni cosquillas. El abstencionismo marcado en estas elecciones, no fue producto de la campaña hecha por el movimiento popular, si no por otras causas que no tienen nada que ver con lo que planteó la CNRP.

Cada vez más, estamos convencidos que esta elecciones internas favorecen al bipartidismo, ya que consolida y lima asperezas entre sectores burgueses que están en pugna. En este sentido, el Movimiento al Socialismo (MAS) de Honduras, sostiene que las elecciones internas, tal como han sido organizadas, son un circo político, que no ayudan ni benefician en nada a la clase obrera de este país. De cara a las próximas elecciones generales, es necesario que se abra una discusión entre la izquierda y dentro del movimiento popular sobre una posible convocatoria a Asamblea Constituyente. El primer punto a discutir es la necesidad de destruir este oprobioso sistema electoral antidemocrático que existe en Honduras, esta es la primera condición para discutir la conveniencia de una Asamblea Constituyente.

Share