HONDURAS.- ¡Abajo la ley mordaza! ¡No podrán censurarnos!

Valoración del Usuario: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 


Por Horacio Villegas

Ahora la censura se nos presenta –ante las últimas sesiones del congreso en donde se votó el destino de la ley «bozal»– revestida con títulos e incisos harto engañosos; basándose en las usuales molestias, que recurrentemente caracterizan a las redes sociales: un sinfín de comentarios con bravura e indignación de aquellas personas que se atragantan de cólera por el corrupto proceder del gobierno. No puede escribirse normalmente una ley que busque con afán las generalidades en excepciones: los perfiles falsos y el malestar excesivo en las redes apenas ocupa una excepción en el internet.

Estos legisladores mediocres, que apoyan esta tentativa contra la libertad de opinión, desean a toca costa ahogarse de comentarios favorables para su deleznable partido. Nadie puede suplantar el odio por cariño a la fuerza. La corrupción –cómo es de suponerse en este país– sólo se acabará combatiéndola desde el escenario que sea más provechoso.

Facebook ha compensado, para bien, los trámites engorrosos y falsos que acarrean los órganos de «¿justicia?», y ha vuelto más evidente e inmediata –y con suerte, eficaz– la denuncia. Nada de secretividad hay en esto; y por lo tanto desde allí se encara y enjuicia sin formalismo previo alguno. He aquí, las verdaderas molestias que provocan en estos cobardes diputados el uso concienzudo y activo de las redes sociales. Lo que realmente les incomoda es estar expuestos ante el pueblo, quedar descubiertos; para así, sin ninguna sombra que los vigile, seguir libres, cometiendo robos y saqueos al tesoro público.

La malnacida «Ley nacional de ciberseguridad y medidas de protección ante los actos de odio y discriminación en internet y redes sociales», surge en el contexto de más de treinta asesinatos, violaciones a los Derechos Humanos, en el apogeo de la depravación nacionalista que ha coronado a su tirano, y en suma, alrededor de una sociedad golpeada por el terror militarista y la perversidad política del partido nacional y los Estados Unidos de Norteamérica.

Entonces, ¿hacia dónde nos quiere llevar este gobierno corrupto-ilegítimo- cobarde-asesino? Está claro que el rumbo al que nos dirigen es el fracaso, sino la muerte.

«…porque se puede matar al hombre de múltiples maneras, según si se rompe su cuerpo o su sentido de la vida humana, o su estima de sí mismo y su dignidad de ser hombre: por tortura, privación de libertad, discriminación racial, política, religiosa, extinción de la personalidad, subyugación del pensamiento e impedimento de su expresión.» (Paul Ricoeur, «violencia y discurso», 1982, p. 298).

En donde se aminoran las libertades democráticas, y se mancillan derechos tan elevados y primarios como la vida, florecen cadáveres humanos que esperan redención; y hoy más de treinta vidas arrebatadas por este gobierno, claman JUSTICIA a gritos. La censura –en cualquier forma que se nos presente– no llegará a fulminar nuestras libertades más preciadas, pues no hay frontera todavía existente, que nos limite a gritarles ¡CORRUPTOS! A los corruptos, y ¡LADRONES! A los ladrones –aunque el mensaje esté escrito y decorado sobre la herrumbre de las sencillas piedras.

Share