EL SALVADOR.- Defendamos la UES y la educación pública universitaria

Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 


Por Concepción Elena Rodríguez

La muerte de Nathalie,  estudiante de la facultad de Medicina de la Universidad de El Salvador (UES),  destapó una serie de problemas  por los cuales atraviesan los jóvenes que después del excluyente examen de admisión de la UES logran obtener un puesto para continuar sus estudios de educación superior. Problemas como el acoso sexual, cobros indebidos, falta de calidad educativa, etc, no son exclusivos de la UES, ocurren también en las diferentes universidades privadas de El Salvador, quienes mercantilizan la educación superior. Además de las protestas y denuncias surgidas a raíz de la muerte de la estudiante de Medicina, la UES está inmersa en problemas por el no pago de salarios a trabajadores y por posibles reformas a la Ley Orgánica las cuales alterarían  el funcionamiento interno.

No al  maltrato, ni al acoso

Diferentes medios señalan la depresión  como causa del suicidio  de la estudiante,  quien   habia manifestado en una ocasión “Lo primero que me dijeron ahora al llegar al primer servicio nuevo en mi nueva rotación fue: después de siete años de medicina no sabes nada…" Lo anterior es solo una muestra de los malos tratos y violencia ejercida hacia los estudiantes que están en proceso de formación y que tiene que realizar sus prácticas en los diferentes centros médicos hospitalarios, esta es la triste realidad con la cual tienen que lidiar los estudiantes de las diferentes carreras de la Facultad de Medicina de la UES, lo cual  impacta en la salud física y mental. Por su parte los estudiantes durante la protesta manifestaron que “La humillación no es metodología de aprendizaje”, “quiero ayudar al país como buen médico, pero ustedes nos desaniman”, “la salud mental sí es un tema importante” y “mi educación no debe causarme depresión”.  El objetivo de las personas encargadas de la formación del personal médico y demás profesiones de la salud  debe ser enseñarles a los futuros profesionales, quienes en un futuro tendrán en sus manos la atención médica y hospitalaria del pueblo Salvadoreño.

La Ley debe cumplirse y ser extensiva a las demás carreras

En el 2019 la Asamblea Legislativa aprobó la Ley especial para la regulación de las prácticas clínicas de los estudiantes de internado rotatorio, año social, médicos y odontólogos residentes en proceso de especialización. En dicha ley se  establece el ente regulador, derechos y deberes y otros aspectos relacionados al doctorado en medicina y odontología. En relación a esta Ley Ricardo Lara, cuestiona “.. dónde están todas esas leyes, dónde está el Instituto nacional de salud pública,.. y agrega.. se ve que el maltrato sigue siendo una realidad al interior de los hospitales, el maltrato lo podemos ver desde varios puntos de vista: está el psicológico, el sexual, actos de violencia...”  (EDH.16/03/22), siendo  mujeres las víctimas en la mayoría de casos. Dicha Ley es un  avance para los estudiantes de medicina y odontología, pero deja  fuera a los estudiantes de las demás carreras relacionadas con la atención médica hospitalaria, por lo tanto es necesario luchar para que se otorguen mejores beneficios e incluir  las otras  profesiones de la salud.

Amenazas a la autonomía de la UES

La circulación de un documento relacionado con  una aparente propuesta de reforma a la  Ley Orgánica de la Universidad de El Salvador (UES) y que  “…sería impulsado por el diputado de Nuevas Ideas, Rodrigo Javier Ayala Claros...  establece que se nombrará una Comisión de Transición que asegurará la reforma institucional integral de la UES y en forma conjunta con los titulares del Ministerio de Educación (MINED) nombrará a las nuevas autoridades universitarias… con lo cual… desaparecen los organismos que han regido el máximo centro de estudios superiores público, tal es el caso del Consejo Superior Universitario (CSU) y la Asamblea General Universitaria (AGU); además, en lo sucesivo los candidatos a rectores tendrán que ser avalados por el MINED…”(EDH.24/03/22).

Lo anterior encendió las alarmas en la comunidad universitaria y autoridades de la UES,  tuvieron que reunirse de emergencia, al respecto Juan Rosa Quintanilla, vicerrector Administrativo manifestó que “Es un documento no oficial. Y cuando digo no oficial es que no ha surgido de las autoridades universitarias, sino que recoge el interés de universitarios que seguramente han coordinado con algunos diputados de la Asamblea Legislativa, han trabajado esa propuesta…”. (EDH.24/03/22).

Pero además agregó que “…ellos ya están trabajando en la Ley Orgánica vigente para hacerle ajustes, a partir del planteamiento que el Presidente Nayib Bukele les hizo en relación a que esperaba que las reformas de la universidad surgieran de su interior y en el marco del respeto a la autonomía…”  (EDH.24/03/22), de igual manera esta la   duda: ¿a que intereses  responden  las  reformas planteadas por las actuales autoridades?ya que el actual rector  Roger Arias   en el discurso dado en el  marco del 181 años de fundación de la UES,  según medios de comunicación se acerca al del oficialismo, y  manifestó: “…Quisieran ver a la Universidad de El Salvador manifestarse en las calles, a la par de la ANEP -la Asociación Nacional de la Empresa Privada -, a la par de ARENA. ¿A cuenta de qué? Si la universidad no es chucho de finca, que cualquiera lo va a ajotar. Quisieran ver a esta institución defendiendo los intereses y los privilegios que ellos perdieron....Esta universidad se ha manifestado cuando están en riesgo las libertades, se ha manifestado cuando existen violaciones a los derechos humanos, pero no se va a manifestar para satisfacer caprichitos e intereses de nadie". (LPG.16/02/22). Si bien la UES no es chucho de finca, y no deben instrumentalizar, tampoco debe convertirse en la finca de nadie, cuando quien está al frente de esta se niega a reconocer el riesgo en que se encuentran las libertades democráticas,  plegándose  al discurso oficial. Se debe estar vigilantes de cualquier reforma venga de donde venga.

Además de las autoridades de la UES, un representante de  la Asociación Salvadoreña de Profesionales de la Universidad de El Salvador (ASPAUES), ha  manifestado que  “…le llama la atención que el documento no oficial de iniciativa de ley que ha surgido deja fuera del proceso de elección de rector al sector no profesional no docente, también al administrativo…que desaparece la autonomía administrativa en la toma de decisiones en todos los ámbitos, incluyendo el financiero, dado que serán organismos externos de la UES los que nombrarían a funcionarios, incluso el auditor interno…”(EDH.24/03/22).

SETUES exige pago de salarios

Además de los 70 trabajadores de la Facultad Multidisciplinaria de Oriente de la Universidad de El Salvador (UES-FMO),a quienes no les han pagado sus salarios de enero a marzo, existen otros cuatrocientos que también podrían verse afectados, con el pago de los salarios, en el caso de los primeros es a  “…raíz que las contrataciones son irregulares, según un examen especial realizado por la Corte de Cuentas de la República, en el periodo del 1 de octubre del 2016 al 31 de octubre del 2019…en el caso de los segundos es... debido a que a inicios de año la Junta Directiva no aprobó el pago de los sueldos…” (EDH.25/03/22). La Junta Directiva de la Facultad Multidisciplinaria de Oriente no cuenta con los votos  de los sectores Profesional No Docente y sector Estudiantil para darle el sueldo a los 70 empleados. Por su parte el    Sindicato de Empresas de Trabajadores de la Universidad de El Salvador (SETUES), realizó acciones de hecho y exige el pago de los salarios a los trabajadores manifestando que  “El salario dignifica al trabajador y hay una retención de salarios. Hacer el llamado a los dos sectores que ellos tienen entrampado el proceso”.  (EDH.25/03/22).

Por un Foro Sindical, Estudiantil  y Popular

Al gobierno no le interesa que la juventud salvadoreña  tenga acceso a la educación superior, más pareciera que su interés  es   que los jóvenes ingresen a la fuerzas armadas. En  el  2021 el  proyecto del gobierno era pasar de  20,000 a 40,000 efectivos en cinco años. En el 2021  10,456 jóvenes presentaron solicitud de ingreso a las Fuerzas Armadas  de estos  solamente fueron  admitidos 4,935.  En materia presupuestaria para el 2022, la  FAES pasó de  $220 millones a $256.7 millones, mientras a la   UES sólo le asignaron  $123 millones.

Para el caso de la UES fueron  24,273 bachilleres que se  registraron para ingresar  en el 2022,  de estos 24,273, solo 20,387 (84 %) asistieron a la excluyente prueba de admisión, y  solo 1,098 (4.52 %) pasaron dicha prueba en la primera oportunidad, mientras 14,180 tendría una segunda oportunidad. Quedándose sin oportunidad alguna 4,882 jóvenes  bachilleres.  La  realidad es que  la UES para el 2022 solamente tenia  11,892 cupos disponibles, por lo cual las autoridades limitan bajo cualquier pretexto el acceso de  los jóvenes a la educación superior.

 La UES representa la esperanza para que la juventud salvadoreña pueda continuar los estudios de educación superior, por lo cual trabajadores, organizaciones sindicales, estudiantes, trabajadores administrativos y docentes de la UES, debemos  conformar un Foro  por la defensa de la Educación Superior y de la autonomía de la UES y luchar por:

Mayor presupuesto para la UES el cual debe garantizar el acceso a la educación superior gratuita y de calidad para todos los jóvenes debiéndose  eliminar los excluyentes exámenes de admisión.

Defensa de la autonomía Universitaria y la libertad de cátedra, venga de donde venga no se puede permitir ninguna reforma que atente contra la autonomía de la UES. Se debe democratizar la elección de los Miembros del Consejo Superior y de la Asamblea General; los estudiantes, trabajadores administrativos y trabajadores docentes deben ser quienes eligan a los miembros de dichos organismos. Toda reforma a la  Ley Orgánica de la Universidad de El Salvador (UES) debe ser del conocimiento, la participación, y aprobación de todos los sectores que integran la comunidad universitaria.

Denunciar y luchar contra los malos tratos, el acoso sexual y la violencia hacia los estudiantes por parte de los docentes, así mismo denunciar los  cobros  indebidos.