GUATEMALA.- El nuevo pacto colectivo del magisterio

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Por Ricardo Patzán

En el mes de julio de 2021 dio inicio la negociación del nuevo pacto colectivo entre el Sindicato de Trabajadores de la Educación en Guatemala (STEG) y el Ministerio de Educación (Mineduc). El anterior pacto, acordado con el gobierno de Jimmy Morales, tuvo vigencia durante 2019 y 2020.

Como sabemos, el Steg es liderado desde hace años por el dirigente sindical Joviel Acevedo, quien se ha caracterizado por lograr ventajas para las y los trabajadores del Mineduc, pero que a la par ha vendido su alma a los diferentes gobiernos burgueses, llegando al extremo de haber movilizado a grupos de maestros a favor del expresidente Otto Pérez Molina durante la crisis de 2015.

De hecho, Acevedo tiene en gran parte la culpa del desprestigio en que ha caído el movimiento sindical guatemalteco, de modo que para gran parte de la población todo lo que huela a sindicalismo es recibido con desconfianza; claro, en esto ha influido la propaganda de los medios de comunicación burgueses, que en cuanto tienen oportunidad magnifican los errores, manejos oscuros y pactos ocultos de dirigentes como Acevedo.

Según el Mineduc, al inicio de las negociaciones, la dirigencia del Steg solicitó que todo lo referente al nuevo pacto fuera tratado con secretividad, mediante una cláusula de confidencialidad, lo que de nuevo despertó sospechas y desconfianza de parte de la población. Sin embargo, la Procuraduría de los Derechos Humanos presentó un recurso de revisión, y luego de que Acevedo, en calidad de secretario general del Steg y presidente de la Asamblea Nacional del Magisterio (ANM), accediera a levantar la cláusula de confidencialidad considerando que ya no era necesaria debido al avance de las negociaciones, el documento fue le entregado como información pública, permitiendo su acceso a cualquier interesado a partir del 18 de enero.

El documento aún no ha sido homologado, y por tanto aún no es un acuerdo oficial entre el Mineduc y los sindicatos.  El acuerdo, de ser firmado por ambas partes, tendrá una vigencia de dos años a partir de 2023, y en él figura como sindicato proponente el Steg, y como sindicatos firmantes otros seis sindicatos miembros de la ANM.

En el aspecto salarial el pacto propone realizar un ajuste del 5% a partir del 1 de enero de 2023, considerando que en 2021 y 2022 no hubo aumento salarial. Plantea que el Mineduc otorgue a todos sus trabajadores un bono de Q 3 mil, pagadero en el mes de junio, adicional al bono 14 que reciben todos los trabajadores del país. Se propone un aumento salarial a los trabajadores administrativos que actualmente no ganen más del salario mínimo vigente. También que pague un bono mensual de Q 700 a todos los maestros que hayan finalizado los programas de profesionalización Padep/Educación Física y Formación Inicial Docente. Estipula medidas ventajosas para los que tramitan su jubilación y para los casos de despido unilateral.

En otro orden de cosas, el pacto compromete al Mineduc a trasladar a los trabajadores que están contratados en el renglón 031, con contratos temporales sin gozar del escalafón ni del total de prestaciones de ley, al reglón 011 como trabajadores permanentes. Esta es una reivindicación importante, no solo de los asalariados del Mineduc, sino del Estado en general. En 2021 los compañeros de salud lograron el compromiso de su ministerio de trasladar a una cantidad de trabajadores por contrato a permanentes, con el goce de todas sus prestaciones. Este proceso lo ha estado realizando el Mineduc, pero a paso muy lento. Sabemos que parte de las medidas neoliberales de los últimos gobiernos burgueses ha sido la reducción de la cantidad de docentes con la modalidad de trabajadores permanentes y la proliferación de contratos que violan las leyes laborales al no garantizar prestaciones a los maestros, para reducir los gastos del Estado.

El documento, de 30 páginas se extiende en otros aspectos, como la mejora del personal docente a través programas de profesionalización, las licencias con goce de salario, las garantías a los dirigentes sindicales como inamovilidad, permisos para capacitaciones, licencias para actividad sindical, etc.

Joviel Acevedo ha sabido mantener su liderazgo a través de pactos colectivos como el que está en negociación, garantizando la lealtad de sus seguidores afiliados y la neutralidad de quienes lo ven con recelo, pero reciben estos beneficios. Pero ha sido su culpa y la de su equipo de dirección, que el movimiento sindical magisterial haya pasado de ser una fuerza de cambio social y democrática a situarse acríticamente a la cola de los gobiernos burgueses neoliberales que han oprimido y sangrado al pueblo trabajador. Es urgente la conformación de una nueva corriente al interior de ANM que desbanque a la dirigencia entreguista de Joviel Acevedo.