HONDURAS.- El falaz discurso de la ultraderecha respecto a las ZEDE

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 


Por Frandav Lifú

Ha tomado fuerza el discurso que rechaza la venta del territorio nacional bajo la careta de “Zonas de Desarrollo Económico (ZEDE)”. Ha sido una estrategia finamente desarrollada desde el mismo poder económico televisivo y radial que se encargó de cubrir con el cerco mediático las fuertes represiones de las masivas movilizaciones contra el golpe de estado del 2009. Sin embargo, lo vienen haciendo calculando no exacerbar el ímpetu de la población que podría desencadenar en un movimiento revolucionario.

El meollo es que el “Hombre” huele tanto a corrupción y narcotráfico que ya no se le quieren acercar, aunque le hayan aplaudido muchas veces en cada acto de ilegalidad  que cometía, el distanciamiento se vuelve más lejano a medida se acerca la hora cero en que el pueblo decidirá nuevamente el veredicto en las urnas. La oposición de la ultraderecha golpista a la creación de las ZEDE no significa que tengan conciencia ni que amen al país, es simplemente que ya visualizan que el “Hombre” lo quiere todo para beneficio de sí mismo sin importar si se mete a la bolsa a personajes extranjeros que desean convertirse en gobernadores al mero estilo de un Sancho Panza en una ínsula de la cual son dueños.

La ley sobre “Ciudades Modelo” se aprobó en el 2011 y fue declarada inconstitucional en el 2012, entonces el “Hombre”, en venganza con los magistrados de la Corte Suprema de Justicia destituyó a los magistrados, dejando solo a uno; Oscar Chinchilla, y le dio como premio a su fiel obediencia la fiscalía de la república, religiéndolo ilegalmente por un período más. En el 2013 nuevamente enfilaron baterías a la aprobación ilegal de las ZEDE (que sustituyó a las ciudades Modelo) y desde entonces la ultraderecha golpista creyó que  solo sería papel o bien, aun no pasaba los de los juicios de New York.

El pueblo condena y repudia las ZEDE, pero…

Honduras ya lleva 12 años bajo una dictadura cívico militar, los intentos del defenestrado presidente Manuel Zelaya Rosales por darle participación ciudadana a la población, poner un alto a los precios de los combustibles y definir aumentos aceptables al salario mínimo para los trabajadores aunado a que volvió la vista al “Chavismo”, sirvió para asestarle golpe de estado y someter al pueblo hondureño a una crisis económica y represiva nunca ante vivida. Todo lo sucedido en 12 años ha sido aplaudido por la misma ultraderecha que ahora dicen estar en contra del dictador.

El pueblo ha condenado y repudiado cualquier acción cometida por el régimen golpista en todos estos 12 años, iniciando con Micheletti, Porfirio Lobo y los dos periodos de Juan Orlando Hernández, el pueblo ha luchado y ha pagado con sangre de mártires o condena judicial a ciudadanos inocentes que han pagado carísimo su desempeño en la lucha. Sin embargo, el pueblo algo cansado y abatido por la crisis económica y las consecuencias de la pandemia, aun no se atreve salir a las calles, el Partido LIBRE no se atreve a convocar  por temor a no tener poder de convocatoria  además de que, están sumergidos en el proceso electoral.

La ultraderecha, incluyendo al candidato oficialista Nasry Asfura, dicen oponerse a las ZEDE, la enredadera de exabruptos en el cerebro de Nasralla dice que si pero que luego no, la empresa privada rechaza con un documento las ZEDE pero luego sale el presidente del COHEP, Juan Carlos Sikaffy diciendo que si apoya con algunas condiciones, la TSI (televisión internacional, antes Televicentro) es la que alimenta el discurso sobre rechazar las ZEDE pero se niegan a que las movilizaciones alimenten y catapulten a LIBRE, de hecho, periodistas de TSI ya se alinearon con el partido Salvador de Honduras, para poner un tapón al caudal electoral de LIBRE. El gran feje de las Fuerzas Armadas dice que defenderán con sangre el territorio nacional pero que respetan cualquier decisión de la Corte Suprema de Justicia (en total servilismo a JOH).

El verdadero poder es del pueblo

Considerando que ya son diversos sectores que se han pronunciado en contra de las ZEDE; la UNAH, el Colegio de Abogados, la iglesia católica, la Asociación de Fiscales, el magisterio nacional, alcaldes de las zonas respectivas, corresponde al movimiento popular, campesino, gremial y sindical  movilizar a nivel nacional y que todo el que desee sumarse a la lucha que lo haga pero que no se le permita dirigir, esta lucha es del pueblo y es la mejor forma de golpear la dictadura previo a las elecciones de noviembre.