09282020Lun
Last updateMié, 23 Sep 2020 1pm

COSTA RICA.- Por la dignidad de las clases populares

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 

Por Lorenzo Ramírez Cardoza

El Reino de la Libertad sólo comienza allí donde cesa el trabajo determinado por la necesidad y la adecuación a finalidades externas […]

K. Marx

Yo he preferido hablar de cosas imposibles porque de lo posible se sabe demasiado

S. Rodríguez

Hay que sembrar, trabajar como hormigas

y aguantar esas sanas ganas de adelantar la cinta […]

ni vanguardista ni tampoco antipartido

porque no nos sirve estar dispersos

por los siglos de los siglos

Subverso

Es bien sabido que los medios de pseudocomunicación con mayor capacidad de concentración de la palabra han convertido sus productos “comunicativos” en, diría un compa, panfletos anticomunistas. La sección de opinión de la Nación y la cobertura de las elecciones de Teletica Canal 7 son ejemplos claros de ello. No nos interesa comentar acá la línea editorial de estos medios o a sus compinches y opiniólogos. Preocupa aquí el modode comprender y organizar la vida de Nuestra América que allí se simboliza. Ahí se dice que el mercado, el intercambio entre mercancía y dinero que funciona como Capital, reduce la pobreza y que es signo de vida y moral para los costarricenses de bien. El mejor mundo posible es el capitalista para este punto de vista[i]. Allí todo el mundo puede ser capitalista si quiere, es cuestión de morderse, interesarse en las inversiones y saber ahorrar[ii].

Ese decir y práctica debe ser interpretado como una agresión, como una acción de violencia hacia las clases populares. Para este discurso clases populares nombra a los grupos humanos comprometidos de palabra y acto con la construcción del poder popular. Éste dice de las personas que vivencian relaciones, lógicas e instituciones de dominación y luchan para erradicarlas[iii]. El discurso y práctica simbolizada en los medios representa un modo de vida fundado en la explotación del trabajador, su reducción a un apéndice del proceso productivo, y a la administración de la plusvalía subsecuente por parte de una clase burócrata. Simboliza mejor dicho un modo de antivida. Para las clases populares y sobre todo para la trabajadora no se debe aceptar. ¡Hay que denunciarlo y combatirlo!

A ese mundo de antivida podemos oponer otro mundo, uno de vida digna universal. Al menos existen dos vías para universalizar otro modo de comprender y organizar la vida: a) desde la institucionalidad político burgués (asamblea legislativa, poder ejecutivo, etc.) y b) desde la calle con teoría de la liberación. Cada quién elije su rumbo o sus rumbos. “a” y “b” no son excluyentes, tampoco complementarios necesariamente. Claro que si no se acompañan probablemente no triunfen o su triunfo se pueda remontar con la facilidad con la que se remonta un dos a cero. Sobre todo cuando se utiliza la institucionalidad político burgués. Cada uno de estos anuncia procesos de preparación, organización y movilización populares largos, de años o décadas. ¡Aunque nos lleve años, décadas, nuestra memoria popular hasta construir nuestra libertad sobre el Capital sabrá luchar! A como dice el Subverso.

Aquí elegimos el camino b, elegimos construir el poder popular en la calle. Es claro que solos somos débiles y que el Capital nos necesita divididos, con las manos separadas echas un puño. ¡Sobre todo en los contextos electorales! La derecha está unida en su proyecto, los une su deseo permanente de obtener ganancias: universalizar el modo de producción capitalista en Nuestra América a través del aparato político burgués, los medios de pseudocomunicación, el ejército, etc. Es el proyecto familiar de la derecha criolla, ustedes saben Luis Alberto Monge, presidente en el 82, es tío de Johnny.

Desde el 82 promueven y construyen una economía política basada en la explotación del trabajo por medio de la Inversión Extranjera Directa (IED) y la exportación de productos no tradicionales. Vayámonos a los años 90 entonces, pensando que para esas fechas podemos encontrar efectos de ella. Del mundial de Italia 90 al de Sudáfrica 2010 la IED con relación al PIB creció anualmente en promedio 3,8 puntos porcentuales, la IED aumento a una tasa anual promedio de 16%. Las exportaciones aumentaron a una tasa anual promedio del 9,6% durante 20 años[iv]. Crecimiento sostenido para ambas. La cosa ahí va pa arriba. La pobreza comprendida como una situación de ingresos insuficiente pa adquirir medios de vida (alimentos, etc.) estancada en el 20% de la población durante este tiempo. Eso sin sumarle las personas que se encuentran por arriba de la línea de la pobreza, que según el INEC son los que tienen ingresos por arriba de los 95 mil pesos al mes. La pobreza es agua de caño, cuando llueve se desborda. Entonces, este proyecto político defiende los intereses del Capital mientras sus aliados en los medios le dicen al pueblo en potencia que debe temerle a una revolución[v]. ¡Mala vibra!

¡Por la dignidad de las clases populares debemos estar articulados! ¡Nuestra libertad es un proyecto político comunitario! En las urnas y en la calle al modo de antivida únicamente lo podemos vencer con la fuerza de nuestra familia nuclear y molecular (a como le dice L. Chaves a los compas). Son tiempos difíciles es cierto, hay varios rumbos y la familia está dividida. Eso sí, se debe intentar en este contexto electoral al menos una articulación posible y básica. Invitemos a nuestra familia este 2 de febrero, parafraseando a uno de nuestros maestros, a “enterrar en el fondo de las urnas” la miserable cultura política de los mismos de siempre. La lucha continua y no tiene fin para nosotros decía Merino.

 

 


[i]Para uno de los representantes de la economía burguesa criolla “a la luz de las alternativa disponibles, el mercado es la mejor opción”. Agrega eso sí cuando quiere disimular la colaboración gubernamental para transitar al modelo exportador actual que él mismo realizo “el mercado solo no lo puede todo” (E. Lizano, Ajuste y Crecimiento en la Economía de Costa Rica, 1982-1994, AC, 1999, pp. 34-35).

[ii]“La realidad es que el sistema capitalista es un sistema para la organización de la producción y, como tal, no dice nada acerca de luchas de clases o la distribución del ingreso en la sociedad. Todas las personas en una sociedad libre, incluyendo a los trabajadores asalariados, tienen la opción de convertirse en empresarios y capitalistas si ahorran parte de su ingreso y tienen la disposición de hacerlo y el interés de hacerlo” (L, Loria. Agenda para la Reactivación Económica de Costa Rica: elementos de una visión de futuro, ANFE, 2009, p. 15). Cabe destacar que L. Loria es parte del equipo económico del Movimiento Libertario.

[iii]“Con la expresión «pueblo» quiero dar a entender el conjunto de clases, capas y categorías explotadas de la población. […] No basta ser explotado, oprimido, para ser pueblo. Se necesita también luchar por dejar de ser explotado, oprimido, y una de las necesidades de esa lucha es la de adquirir conciencia acerca de que uno es explotado, de que otros también lo son y de que comparten con uno la condición de explotación, y en adquirir conciencia de los medios, de las actividades materiales que pueden poner fin a la explotación, a la opresión (H. Gallardo, Teoría y Crisis en América Latina, END, 1984, p. 22 y pp. 24-25).

[iv] La construcción de las cifras se realizó con los datos proporcionados por el COMEX en su página web.

[v]La categoríarevolución nombra aquí al menos dos movimientos de los procesos de liberación: crítica y cambio. Éste y aquél están orientados por un criterio normativo: “[...] acabar con todas las situaciones que hacen del hombre un ser envilecido, esclavizado, abandonado, despreciable”(K. Marx, La cuestión judía y otros escritos, EP, 1992, p.77).

Share

Comentarios potenciados por CComment