12092022Vie
Last updateMar, 06 Dic 2022 7pm

HONDURAS.- ¡Basta ya de asesinar a ambientalistas, defensores de la madre tierra!

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Lesbia Yaneth Urquia Urquia

Por Ritha Chak

El día viernes 7 de julio pasado, en el lugar conocido como ’’mata mulas’’ cerca del botadero municipal de Márcala, La Paz, se reportó el hallazgo del cuerpo de una mujer. Luego de ser identificada se supo que era el cuerpo de Lesbia Yaneth Urquia Urquia, miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e indígenas de Honduras (COPINH). Este asesinato se suma a una larga lista de dirigentes populares que han sido víctima de una práctica que sea vuelto bastante usual en este país.

Circunstancias dudosas alrededor de este hecho sangriento

Hay aspectos importantes a considerar que son muy sospechosos. En primer lugar Lesbia Yaneth Urquia Urquia era una dirigente que desde el Golpe de Estado de2009 había estado activa dentro del COPINH, librando una férrea lucha y resistencia en contra la construcción de la represa hidroeléctrica Aurora I del municipio de San José, La Paz, proyecto en el que la presidente del Partido Nacional y actual vicepresidente del congreso Nacional, Gladys Aurora López, tiene reconocidos vínculos.

En segundo lugar, este nuevo asesinato se produjo a cuatro meses del asesinato de Berta Cáceres, reconocida dirigente del COPINH. En tercer lugar, se da en el proceso de consulta del proyecto de ley “Reglamento del Mecanismo de la Consulta Previa”, promovido por el gobierno. Las comunidades indígenas tienen derecho legítimo y ancestral a gozar de mecanismos de consulta previa, libre e informada, para decidir sobre los recursos naturales de sus comunidades. Este derecho está amparado por el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Los días 4 y 5 de julio en Márcala se suscitaron reuniones donde se supone, estuvo presente la compañeraUrquia, lo que ha despertado sospechas si el asesinato de la compañera se encuentra ligado, al proceso de “consulta” ilegitima del gobierno de Juan Orlando Hernández.

Poderosas fuerzas represivas para un pueblo victima de la opresión

Según investigaciones de Global Witness, Honduras es el país más peligroso del mundo para los defensores ambientalistas. En 2014 el país registró la mayor cantidad de asesinatos de ambientalistas en el mundo. Entre 2012 y 2014 ocurrieron 111 asesinatos de activistas ambientalistas.

Durante años el pueblo indígena ha sido víctima de represión, desalojos y ataques por parte del Estado. Desde que Juan Orlando Hernández llegó al Gobierno, la represión contra los pueblos originarios y negros se acrecentó. En Honduras, al igual que los demás países del Triángulo Norte, la violencia social y el combate al narcotráfico ha sido el pretexto bajo el cual se ha aumentado significativamente tanto el armamento como el número de efectivos militares y policiales: creación del Comando de Operaciones Especiales (COBRAS), la Tropa de Inteligencia Especial de Seguridad (Tigres) (hibrido de policías y militares) con el apoyo de la Fuerza Armada, hacen la mezcla idónea para apabullar cualquier tipo de rebeldía que represente desestabilidad al Gobierno de JOH; Honduras no se ha sanado del Golpe de Estado.

Por tales motivos, los y las estudiantes, trabajadores y trabajadoras, organizaciones populares, campesinas, pueblos originarios y garífunas, negras, medios de comunicación y a la población en general, nacional e internacional debemos denunciar y condenar el derramamiento de sangre de los defensores de la madre tierra, y exhortar a las autoridades pertinentes realizar una investigación exhaustiva para dar con los responsables intelectuales de estos asesinatos.

Por si fuera poco, existen procesos de judicialización contra los defensores y defensoras de la naturaleza, ejemplo de ello es el abogado de Gladys Aurora López, Mario Zelaya, quien lleva a cabo el proceso judicial contra algunos compañeros de los territorios ancestrales, quienes se han opuesto al despojo de sus territorios y bienes comunes concesionados por el Estado de Honduras. Exijamos el cese de las amenazas, actos de intimidación, persecución, represión y asesinatos contra los y las compañeras que defienden con valentía y coraje sus territorios, a lo que pidamos que inmediatamente se den por cerrado dichos procesos, de igual manera condenemos que en el país existan grupos represores como lo son Cobras y Tigres, quienes deben ser disueltos a falta de transparencia y certificación internacional.

Share

Comentarios potenciados por CComment