06162021Mié
Last updateMar, 15 Jun 2021 6am

HISTORIA.- 12 de abril de 1983: se “suicida” Salvador Cayetano Carpio

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

cayetanocarpio1

Por Marcial Rivera

El 6 de Agosto, de 1919, Santa Tecla veía nacer a uno de los más insignes líderes revolucionarios que ha conocido la Historia Salvadoreña: Salvador Cayetano Carpio, conocido como Comandante Marcial, no es propósito de este artículo ensalzar la vida de Cayetano Carpio como símbolo de idolatría, sino destacar su legado revolucionario, como ejemplo para las actuales y futuras generaciones.

Con un nivel muy bajo de escolaridad, pero como todo un proletario, Marcial crece y se desarrolla en el oficio de la Panadería, en donde funda un sindicato, al tiempo en que ejercía este oficio para ganarse la vida, de forma honrada y digna, luego de haber permanecido en Guatemala, durante algún tiempo. Es en esta etapa de panadero donde Marcial adopta su sentido de clase, el sentido proletario. En 1950, al ser detenido y exiliado en México, escribe la obra Secuestro y Capucha, narrando las técnicas de tortura a las cuales fue sometido durante su detención, por demás ilegal. Para entonces Marcial había ya adoptado un gran liderazgo no solo entre el Gremio de Panificadores, sino al frente de la lucha revolucionaria.

Para los años 50´s ingresa al Partido Comunista Salvadoreño (PCS), del cual llegó a Ser Secretario General. Años después abandona el mismo, pues el núcleo del PCS, califica de aventurera la idea de impulsar la lucha armada, como vanguardia del Movimiento Revolucionario y le da prioridad a la lucha legal y electoral. Marcial se había caracterizado por impulsar la movilización directa de los obreros y los explotados, con métodos de acción directa, fueran legales o ilegales. El 1 de Abril de 1970 funda las Fuerzas Populares de Liberación (FPL) “Farabundo Martí”, que llegó a ser la Fuerza Político-Militar, más importante del FMLN. Marcial estaba plenamente convencido de la necesidad de la lucha armada. Frente a las ideas que plantean que no es viable esta estrategia, debido a las condiciones políticas y geográficas, Marcial responde con el libro Nuestras Montañas son las Masas, en la que recoge experiencias de la lucha social, y de la efervescencia revolucionaria.

La concepción de Marcial fue la de Guerra Popular Prolongada (GPP), que aunque toma en cuenta a las organizaciones de masas en la lucha armada (a diferencia de la estrategia del foco guerrillero), supedita las acciones de las masas oprimidas a un segundo plano respecto al grupo armado. Formado en el marxismo ortodoxo soviético, Carpio no logró superar la contradicción de la concepción GPP, que pretende el armamento del pueblo, pero a partir de un núcleo armado inicial, al cual se termina supeditando el movimiento de lucha popular. Esta contradicción ser manifestó una y otra vez en el esfuerzo de Cayetano por dar una dirección proletaria a las FPL, por eliminar la influencia de elementos pequeño burgueses.

Marcial, es el ejemplo del Revolucionario Incorruptible, que desde los mediados del Siglo pasado, entregó su vida y su juventud, puesta en función de las necesidades del pueblo. Supo conjugar el salto de calidad en el tiempo y momento precisos, acompañó la lucha social, por medios “permitidos” por la ley, pero cuando no fue viable, supo proponer la lucha armada como medio alternativo.

Después de 1981 la burocracia soviética impone al movimiento guerrillero un cambio de línea, hacia la negociación y el diálogo, en consonancia con el entendimiento del Kremlin con el gobierno de Reagan. Marcial se opone firmemente, pero se inicia una lucha interna no sólo en el FMLN, sino en las propias FPL, donde los puestos de dirección son copados por elementos afines al nuevo lineamiento.

El 6 de abril de 1983 es asesinada en Managua la Comandante Ana María de las FPL, y Marcial es acusado de ser el autor intelectual. El 12 Marcial se suicida, según unos; según otros, fue asesinado u obligado a suicidarse por elementos de la seguridad sandinista. Murió un hombre y nació una leyenda, alguien que por su herencia de vida coherente merece respeto, cariño y admiración.

La muerte de Cayetano dejó el paso libre para la degeneración política de la guerrilla salvadoreña. Hoy el FMLN ha pasado a formar parte del sistema democrático burgués bipartidista. La dirigencia de dicho partido continúa con resabios stalinistas, sectarios, dogmáticos, complacientes, y con visión electorera. Se cree que con “humanizar” el capitalismo se arreglan las cosas, queridos gobernantes de la “izquierda” Salvadoreña, mientras exista propiedad privada, mientras se mercantilicen los servicios básicos, mientras exista población sin acceso a servicios básicos, mientras no haya formas de subsistencia dignas en las zonas rurales, mientras no exista soberanía nuestro país no será el que algunos y algunas anhelamos.

 

Share

Comentarios potenciados por CComment