12072022Mié
Last updateMar, 06 Dic 2022 7pm

Ya salió El Socialista Centroamericano No 342.-

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

HONDURAS.- !Exigir a Xiomara Castro el cumplimiento de las promesas electorales!

El triunfo electoral de Xiomara Castro con el 51,13% de los votos, la primera mujer que será presidente de Honduras, producirá cambios no solo al interior de ese país, sino también en el conjunto de Centroamérica. A 12 años del golpe de Estado del 2009, y tres gobiernos continuos del Partido Nacional, caracterizados por permanentes ajustes neoliberales, miseria, éxodo de migrantes y la entrega del país a las transnacionales, finalmente la desesperación de las masas populares fue canalizada por el Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que lidera el expresidente Manuel Zelaya.

El esquema de dominación del Partido Nacional se basaba en la división del voto liberal (PL y LIBRE), en un nuevo sistema basado en tres grandes partidos (PN, PL y LIBRE) y en una alta abstención, factores que combinados con maniobras fraudulentas permitieron que el PN se impusiera en los últimos 12 años.

Este esquema fue roto por que las masas populares que se reagruparon en torno a la candidatura de Xiomara Castro, y de la alianza electoral en los hechos que se produjo con otras fuerzas políticas, entre ellas las que encabezan Salvador Nasralla y Doris Gutiérrez, quienes ahora son designados presidenciales, ya que en Honduras no existe la institución del vicepresidente.

Xiomara Castro obtuvo 1,714,085 votos, siendo la candidata presidencial más votada en la historia de Honduras. Otro aspecto de este fenómeno electoral es que la tradicional abstención se redujo considerablemente, hubo una participación del 68,56% de los votantes inscritos. Estas cifras reflejan las enormes ilusiones democráticas de las masas populares de Honduras. Desesperadas por el desempleo, los bajos salarios, la inseguridad y la violencia, optaron por votar por los candidatos del partido LIBRE, para echar del poder al Partido Nacional.

En el transcurso de la campaña electoral, el partido LIBRE enarbolo un programa democrático, aunque Xiomara en sus discursos se refería a la necesidad de instaurar un “socialismo democrático”, en realidad todas sus propuestas son un rescate de las consignas de “justicia social” del viejo partido Liberal de Honduras, pero en un contexto de ofensiva neoliberal a nivel regional y mundial.

La campaña electoral ya termino, los resultados finales serán publicados, pero la situación política de Honduras sigue siendo sumamente compleja. El gobierno de Xiomara Castro es un gobierno de coalición con otras fuerzas burguesas, especialmente las que representa Salvador Nasralla, y de grupos empresariales de la burguesía industrial de la costa norte de Honduras.

Por un lado, están las enormes expectativas e ilusiones democráticas de las masas populares, que creen que el gobierno de Xiomara Castro solucionará sus principales problemas, por el otro tenemos que el Partido Nacional obtuvo la nada despreciable cantidad del 36,92% de los votos, que sumados al 10% de los votos obtenidos por el Partido Liberal colaboracionista, suman casi un 47% de votos que se reflejaran también en la composición del Congreso. Aunque el Partido Liberal, arrepentido, ha prometido apoyar al gobierno de Xiomara, todavía no está claro si lo hará, o si  LIBRE obtendrá por su cuenta la mayoría de diputados necesaria para aprobar el paquete de leyes que ofreció durante la campaña electoral, lo que implica que tendrá que negociar con la oposición y ese es el comienzo de la posible parálisis de la agenda propuesta por Xiomara.

Los ansiados cambios democráticos propuestos por Xiomara, y que se sintetizan en las 30 propuestas que deberán cumplirse en los primeros 100 días de gobierno, están en peligro mucho antes que asuma el gobierno el 27 de enero.

El Partido Socialista Centroamericano (PSOCA) llama a los sindicatos, organizaciones populares y la izquierda, a mantener una actitud crítica hacia el nuevo gobierno de Xiomara Castro, a exigir el cumplimiento de las promesas electorales, y a estar listos para desarrollar la más amplia unidad de acción para defender en las calles la recuperación de las conquistas económicas y sociales perdidas, especialmente de todos los gremios y colegios.

Solo la movilización popular independiente garantizará que se cumplan las promesas electorales, la derrota de las maniobras del Partido Nacional y Liberal dentro del Congreso, así como la obtención de nuevas conquistas.

Share

Comentarios potenciados por CComment