09212020Lun
Last updateLun, 21 Sep 2020 9am

COSTA RICA.- Persecución sindical en la UTN

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 


Tomado de Boletín UTRAUTN No 13-03

Cuando se habla de persecución sindical, se piensa que la patronal hostiga a los trabajadores organizados. Pero en la Universidad Técnica Nacional (UTN), un Director de Carrera, representante de ANEP, desata persecución sindical contra trabajadores que piensan diferente, no actúa sólo, cuenta con la anuencia de su grupo de seguidores y el contubernio de Albino Vargas Barrantes

ANEP practica los peores métodos patronales

La persecución a dirigentes sindicales de la UTN por parte de ANEP continúa: Giovanni Beluche V., Manuel Vargas, Salvadora Díaz, Cristopher Montero y Julie Chan Jiménez, trabajadores administrativos y académicos, de trayectoria laboral y gremial, elegidos en asamblea general en agosto de 2012, son objeto de persecución por parte de Albino Vargas Barrantes y su grupo en la UTN, por negarse a apoyar sus preceptos políticos. Les han abierto un procedimiento de expulsión de ANEP, sin que medie garantía del debido proceso y el derecho a la defensa. Así actúa Albino Vargas con la complicidad de cuatro funcionarios de la UTN, usan su posición de poder en el espacio laboral para amedrentar. Es el caso del Director de Carrera de la UTN William Rojas Meléndez, designa-do dirigente dedocráticamente, quien ha solicitado que se abra un procedimiento disciplinario en contra del profesor Giovanni Beluche V., Secretario General de nuestra organización UTRA-UTN.

El origen del conflicto

Durante agosto y setiembre de 2012, la Junta Directiva de la Seccional de ANEP en la Sede Central de la UTN, emitió un Boletín en el que exigió la apertura de concursos docentes, que garantizaran la estabilidad laboral. De espaldas al equipo, del que en ese momento hacían parte aunque no iban a las reuniones, el señor William Rojas y su amigo Luis Gilberto Martínez Sandoval (hoy ambos representantes de Albino Vargas en la UTN), le comunicaron al Decano que ellos no compartían dicho boletín. Nada malo tiene estar en desacuerdo, lo inaceptable es que lo hicieron a escondidas, en un flamante acto de deslealtad hacia su Junta Directiva. Los otros cinco miembros del equipo se dieron cuenta directamente por el señor Decano y les cuestionaron su vergonzosa actuación. Tal acto a todas luces reprochable, puso en entredicho la honestidad y dignidad de ambos señores; además, despedazó la confianza del equipo hacia ellos. Así se les hizo saber en sendos correos electrónicos, que le tocó redactar al Presidente de la Seccional, dirigidos exclusivamente a los miembros de la Junta Directiva (nunca de mayor difusión) y que han sido instrumento para que se desate una persecución, aduciendo que se le ofendió su dignidad, cuando fueron sus propios actos los que le han dejado muy mal parado.

Nada fue casualidad

Mientras los señores William Rojas y Luis Martínez empezaban a dividir al grupo, se aliaban incondicionalmente con Albino Vargas, a pesar de que durante meses lo criticaron ferozmente, sosteniendo que había que romper con tal sujeto. Situación que a Albino Vargas le quedó como anillo al dedo, encontró dos nuevos aliados, con quienes emprender una cruzada contra el sindicalismo clasista de la UTN. Su sindicalismo ciudadano encajó bien con el neoliberalismo pro patronal de sus nuevos amigos. La primera medida fue excluir del nombramiento en los cursos que venía dando, a un profesor vinculado con la directiva. Como premio, se promovió a William Rojas Meléndez como Presidente de una supuesta filial de ANEP, sin que mediara Asamblea General alguna. Queda al descubierto la doble moral del señor Rojas, por un lado reclama su honra supuestamente lesionada, pero por otro persigue a sus compañeros de trabajo y se autoproclama dirigente por encima de la voluntad popular.

Investigación preliminar

En diciembre de 2012, por petición de William Rojas Meléndez, el Decanato de la Sede Central nombró una comisión integrada por la Directora de Docencia y la Directora a.i. de Recursos Humanos, comisión que el 4 de diciembre de 2012, emitió una resolución en la que afirma con claridad que el conflicto denunciado por el señor Rojas, corresponde al plano sindical y que no cabe ninguna medida disciplinaria contra el profesor Beluche.

Este señor continúa en su afán persecutorio y solicitó la apertura de un procedimiento disciplinario contra nuestro Secretario General, profesor Giovanni Beluche V., quien como persona responsable acudirá a esa y a cualquier instancia que sea necesaria, con el propósito de que impere la fuerza de la verdad y no la verdad de la fuerza. Pero estamos claros de que esto es una clara persecución política, impulsada por los cuatro seguidores que Albino Vargas tiene en la UTN, para acallar al sindicalismo clasista e independiente.

Share

Comentarios potenciados por CComment