09222019Dom
Last updateMié, 18 Sep 2019 3pm

Ya salio El Socialista Centroamericano No 141.-

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

25 años después de la firma de Esquipulas II

Han transcurrido 25 años después de la firma de los Acuerdos de Esquipulas II, el 7 de Agosto de 1987, que marcaron el punto de inflexión de la revolución centroamericana. A partir de ese momento comenzó el retroceso y declive la revolución en toda el área.

En Nicaragua, los sandinistas terminaron negociando directamente con el ejercito contra, convocaron a elecciones anticipadas y finalmente tuvieron que abandonar el gobierno en 1990, después de sufrir una aplastante derrota electoral. En El Salvador, la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) aceleró la marcha de las negociaciones políticas y finalmente, en 1992, después de un largo y sinuoso camino, entregó las armas y se convirtió en un partido político más. Y finalmente, en 1996, la guerrilla de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) entregó sus armas, y prácticamente se disolvió en los pocos escaños que obtuvo en el Congreso. Con ello se cerró fatalmente el ciclo de la revolución centroamericana que se inicio con el triunfo popular sobre Somoza, el 19 de Julio de 1079.

Para llegar a Esquipulas II, el imperialismo norteamericano desarrollo una estrategia contrarrevolucionaria en varias fases. Primero desató una brutal contraofensiva militar sobre la Nicaragua liberada, sobre las masas trabajadores y la guerrilla salvadoreña, hasta agotar las posibilidades de resistencia. Utilizo los territorios de Honduras y Costa Rica como bases logísticas del ejercito contra. En el fondo, tuvo una estrategia regional para derrotar la revolución, mientras el ejercito sandinista y las guerrillas del FMLN y URNG, aunque coordinados clandestinamente, pelean por separado su propia guerra contra un enemigo que actuaba coordinado regionalmente.

Una vez devastó Nicaragua y El Salvador, alentó varios procesos de negociación, primero con el Grupo de Contadora y después con las cumbres de presidentes centroamericanos, que han quedado institucionalizadas desde entonces como mecanismo de negociación regional.

No se puede comprender la situación actual de Centroamérica, sino comprendemos las causas que posibilitaron la derrota de la revolución, que significó la posibilidad de obtener la liberación nacional y de reunificar la balcanizada nación centroamericana.

La derrota de la revolución trajo consigo nuevos fenómenos económicos, sociales y políticos.

En el campo económico, instauró, sin mayor resistencia, el flagelo de la ofensiva neoliberal. Recordemos que la derrota de la revolución Centroamericana en 1989-1990 coincide en el tiempo con el derrumbe de la URSS y el inicio de la restauración capitalista en los países del llamado “campo socialista”.

El resultado de esta ofensiva neoliberal es el debilitamiento de los Estados y la aplicación posterior del CAFTA con Estados         Unidos y con el Acuerdo de Asociación con Europa. Nuestras economías dependen y son arrastradas por estas potencias imperialistas.

En el campo social, el surgimiento del fenómeno de las maras en El Salvador, Honduras y Guatemala, ligado al problema de la violencia, es producto del deterioro social bajo la contraofensiva imperialista. Quienes no murieron el campo de batalla fueron empujados a la marginalidad social. De ahí surgen las maras como una rebelión inconsciente de la juventud marginalizada, contra el decadente sistema capitalista. El fenómeno del narcotráfico esta ligado directamente a la corrupción imperante en las fuerzas represivas de los Estados.

En el campo político, las antiguas organizaciones guerrilleras, escuela de heroísmo, sacrificio y entrega revolucionaria, han dejado de existir como tales. La legendaria guerrilla del FSLN fue la única que logró tomar el poder, pero para convertirse en poco tiempo en una nueva burguesía, que emergió de la derrota de la revolución. La guerrilla del FMLN es ahora un partido político, que llego finalmente al gobierno por medio de elecciones, pero que desde el gobierno ha mostrado ser una fuerza reformista que aspira a conformar su propia burguesía. El caso mas trágico es la guerrilla de la URNG, que se desmembró en varias corrientes, que fueron absorbidas por otros partidos burgueses, o que evoluciono al mas burdo reformismo, contra el cual se levantaron en armas las generaciones anteriores.

Debemos sacar las lecciones de la Historia, para que no vuelva a ocurrir.

 

Para bajar la versión lista para imprimir en formato doble carta, haz click aqui

Share

Comentarios potenciados por CComment